Anuncio
Share

Salió a marchar a los 11 meses de edad ¿Cuál es la meta de su mamá?

Ivette y Stella dejan huella en la Marcha de la Mujer.

Ivette y Stella dejan huella en la Marcha de la Mujer.

(Selene Rivera)

La Marcha de la Mujeres en el centro de Los Ángeles tuvo como participantes madres de familia, adolescentes, abuelitas, y también muchos niños, entre ellos la pequeña Stella Serrano, de tan solo 11 meses de edad.

A eso de las 8 de la mañana, Ivette Serrano, madre de Stella, llegó junto con la pequeña al evento en una bolsa canguro con la meta de tomarle fotografías a la bebé para que cuando crezca sepa que siempre ha sido parte del movimiento a favor de la mujer.

Stella aún no sabe qué sucede a su alrededor, pero como toda una manifestante llevó en su pecho un papel que dice: “Yo no camino… yo marcho”.

Asimismo, Serrano cargaba un letrero con la foto del presidente que leía: “Cállate la Trompa”.

Ella no puede caminar, pero puede marchar

Ella no puede caminar, pero puede marchar

(Selene Rivera)

A pesar de que la pequeña Stella estaba callada, sus ojos atentos y su boquita fruncida llamaron la atención de todo el que pasaba a su lado, robándole la atención a figuras como la actriz Scarlett Johansson y la misma supervisora de Los Ángeles, Hilda Solis.

“Mi esposo no pudo venir porque va a la escuela, pero nos hizo de desayunar e hizo nuestro cartelones. Estaba orgulloso de la primera protesta de nuestra hija”, dice Serrano.

Para la señora era imperativo formar parte de la protesta, ya que se preocupa por el futuro de su hija y el ambiente en el que está creciendo.

“Puedo decir con tristeza que mi hija nación en una época muy fea, donde a pesar de haber ganado Hilary Clinton por voto popular, quedó Donald Trump como presidente”, dice Serrano, de 37 años.

“Hasta la fecha Trump le ha faltado el respeto a mucha gente y ha dirigido pólizas sin compasión… quiero que mi niña sepa que desde pequeña ella salió a protestar a favor de la justicia y la igualdad”, señala la madre de Porter Ranch.

Serrano indica que Estados Unidos está compuesto por una gran diversidad de etnias, y que todo ser humano merece respeto y vivir con dignidad.

“Quiero que mi hija crezca con estos valores, que gane un salario igual a otros hombres, que no la hostiguen en el trabajo por ser mujer, que pueda tener una buena educación y que no le tema a los ‘bullies’ como el presidente… sino que salga a la calla y también exija sus derechos”, señaló Serrano.

Aunque Serrano nació en este país, y la pequeña Stella también, ella sostiene que es tanto americana como latina y chilena.

“Soy la única de cuatro hijos que nació en Estados Unidos. Puedo ser ciudadana pero la gente racista no me va a ver como ciudadana ni a mí ni a mi niña por el color de la piel, pero eso no me importa. Estoy orgullosa de mis raíces y mi hija también tendrá ese orgullo de tener raíces inmigrantes”, dijo Serrano.

El mensaje de esta madre de familia para otras madres es que en eventos como este, lleven a sus hijos a participar.

“Como mujeres podemos hacer mucho para el cambio; podemos salir a votar y ensenarle a nuestros hijos el bien y el mal, sus derechos y lo que deben hacer para que nadie nos los venga a quitar… las madres tienen mucho poder”, agregó.

Mientras planea llevar a su hija cada año a la marcha.


Anuncio