Anuncio

¿Riesgo de accidentes o fuente de ingreso? Taxistas se oponen a la prohibición de vallas digitales en autos

(AP)

Las vallas publicitarias digitales, que van sobre los techos de los vehículos personales o taxis, se han convertido en una batalla brutal entre los opositores de la práctica y los simpatizantes.

Por ahora, un comité de la ciudad de Los Ángeles opta por congelar el tema de la prohibición de vallas, hasta ponerse de acuerdo en interrumpir o mantenerlas.

Bob Blumenfield, concejal del Distrito 3, sometió la moción diciendo que la comunidad se ha percatado de un gran número de carteles digitales pegados a la parte superior de algunos Uber y vehículos como Lyft, la tecnología muestra publicidad iluminada cambiante.

El problema, según los que están en contra de esta práctica, es lo que las vallas pueden posar un peligro al distraer a los conductores aparte de dar un mal aspecto en las calles de la ciudad.

Sin embargo, los simpatizantes de la práctica sostienen que la prohibición perjudica a los taxistas, al eliminar la oportunidad de obtener ingresos adicionales sin trabajar más horas.

Los presidentes de la Asociación de Propietarios de Taxis Independientes, LA Checker Cab y United Independent Taxi Drivers, Inc. le han pedido al Comité de Transporte del Consejo que rechace la propuesta.

Blumenfield presentó recientemente una moción que deja claro que los anuncios digitales colocados en los techos de los automóviles son ilegales en Los Ángeles.

El fiscal de la ciudad dice que ya son ilegales, pero la gente sigue incumpliendo la ley.

En noviembre, la oficina del fiscal le informó a Firefly, una compañía que pagar por este tipo de anuncios, que la instalación y operación de sus dispositivos es ilegal, pero la compañía ignoró la advertencia.

Y es que la compañía sostiene que muchas familias de bajos recursos hacen dinero con este tipo de publicidad tan solo con manejar por la ciudad.

En diciembre, representantes de Firefly comparecieron ante la junta de comisionados de taxi, solicitando el permiso para instalar sus dispositivos en los techos de los vehículos, de conformidad con la regla 415 (c) de la junta, que permite publicidad comercial para ser montada en un techo o baúl de taxi.

No obstante, la junta no ha respondido a la solicitud.

Por su parte, el concejal sostiene que las carteleras digitales en los automóviles son solo la próxima generación de deterioro publicitario en las calles.

A parte de verse feas, “pueden ser una distracción peligrosa para los conductores. Necesitamos una ley clara para evitar que este problema se convierta en un epidemia”, afirma el concejal Blumenfield.

De aprobarse la moción, esta dirige al abogado de la ciudad a preparar y presentar un proyecto de ordenanza para derogar la Regla 415 (c) de la junta y solicitar que el Departamento de Transporte y el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), tomen acción de ejecución contra los conductores que operan vehículos con los dispositivos dentro de la ciudad.

Los simpatizantes hablan

La publicidad digital en el techo de los taxis y vehículos de viaje compartido podría estimular la economía de L.A. en hasta $16 millones anualmente, según un reciente estudio de análisis económico realizado por Greg Autry, profesor de la Escuela de Negocios Marshall de la Universidad del Sur de California (USC).

El experto considera que las pantallas inteligentes de mensajería “prometen cambiar el paradigma tradicional de la publicidad móvil de manera positiva, al ofrecerle significativas ganancias a los conductores individuales y ofrecerles una plataforma de mensajería móvil en tiempo real para entidades públicas”.

Autry también sostiene que estos dispositivos estimularían significativamente la economía local.

Por ejemplo, “equipar a la flota de taxis de Los Ángeles con esta tecnología podría estimular hasta 16 millones en gastos primarios, con un efecto multiplicador significativo que resulta en un beneficio económico secundario”, dijo el economista.

Según Kish Rajan Evangelista, jefe de CALinnovates, el grupo que encargó el estudio, la prohibición afecta a los conductores y sus familias monetariamente.

“Esta tecnología ofrece a los taxistas innumerables posibilidades para mejorar los servicios que brindan a los pasajeros, los ayuda a competir y aumenta sus ingresos sin aumentar las tarifas para los pasajeros”, dice Evangelista.

Asimismo, Gary Blasi, profesor de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), objeta la prohibición encontrando en su estudio que los conductores de taxis trabajaron muchas horas para mucho menos que un salario digno.

“Para la ciudad de L.A. negar a estos conductores y sus familias la posibilidad de agregar unos pocos cientos de dólares a sus escasos ingresos sería una desgracia”, criticó Blasi.

Andrey Minosyan, taxista independiente agrega: “La innovadora publicidad digital móvil nos permite ganar más sin trabajar más tiempo o aumentar los precios”.


Anuncio