¿Renta espacio para el Super Bowl? Cuidado con violaciones de niños y drogas

Eventos como el Super Bowl generan “aumento de turistas que buscan entretenimiento, incluido sexo comercial"

Defensores de la seguridad infantil plantean inquietudes sobre los alquileres a corto plazo para el Super Bowl, dado a los informes de violación sexual, prostitución, tráfico de drogas y violencia asociada con los sitios de este tipo de renta.

La organización Stop Child Predators (SCP) anima a las personas que rentan a estar en alerta y llamar a las autoridades si sospechan que se está cometiendo una actividad criminal en el hogar, sobre todo si tiene que ver con menores de edad.

"Se espera que miles de personas alquilen sus hogares para los fanáticos del Super Bowl, extraños se infiltrarán en sus vecindarios", dice Stacie Rumenap, presidenta de SCP.

"Los padres deben estar en alerta máxima y hablar con sus hijos sobre qué hacer si un extraño se les acerca", agrega.

Según un artículo del diario New York Post, en una conferencia de prensa realizada recientemente por la Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, anunció que 33 personas ya habían sido arrestadas por tráfico sexual solamente en Atlanta, antes del gran partido.

De acuerdo con un artículo de [Minneapolis] Star-Tribune del otoño pasado, un huésped de Airbnb que se hospedaba en un alquiler en Minnetonka, Minnesota, fue acusado de intento de agresión sexual de una niña de siete años que vivía en la casa que la familia había alquilado.

A lo largo del año pasado, se dieron a conocer numerosas historias en ciudades de todo el país donde se utilizó el alquiler de Airbnb para la prostitución, el tráfico de drogas y las fiestas fuera de control, que provocaron violencia e incluso tiroteos en barrios residenciales.

La presidenta de SCP señala que su organización ha comenzado a crear conciencia sobre los posibles impactos negativos de los alquileres a corto plazo.

Afirma que la nueva tendencia de los anfitriones comerciales como Airbnb, que compran casas residenciales y apartamentos para alquilarlos como “hoteles ilegales”, ha preocupado a los líderes de las comunidades locales en todo el país, ya que los vecindarios se enfrentan a una rotación semanal de extraños que entran y salen de sus comunidades.

“Las herramientas como las listas de delincuentes sexuales se están volviendo obsoletas, ya que no existe una garantía para impedir que un depredador infantil alquile una propiedad de alquiler a corto plazo [en su vivienda o a lado]”, declara Rumenap.

“Los sitios para compartir hogares no han hecho lo suficiente para combatir las acciones inaceptables de sus operadores e invitados".

"Si realmente se preocupan por las comunidades circundantes y los vecinos que viven adyacentes a sus alquileres, deben intensificar su atención”, añade.

Según un informe de las Hermanas Católicas de Estados Unidos contra la trata de personas, los eventos más importantes, como el Super Bowl, generan un “aumento en el número de turistas que buscan entretenimiento, incluido el sexo comercial, lo que aumenta el riesgo potencial de explotación y trata de personas.

"Los traficantes son cazadores oportunistas, y ven los principales eventos deportivos y los cientos de miles de personas que acuden a las instalaciones deportivas como una oportunidad para grandes ganancias con muy poco riesgo de penalización o castigo", asevera.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°