Anuncio
Share

Regreso a clases: 5 sugerencias para ahorrar en la compra de libros universitarios

A juicio de Manns, otra táctica para que los estudiantes compren es el eTextbook el cual es más costoso que un libro imprimido o un libro usado, y hasta expiran después de seis meses o un año.

A juicio de Manns, otra táctica para que los estudiantes compren es el eTextbook el cual es más costoso que un libro imprimido o un libro usado, y hasta expiran después de seis meses o un año.

(Los Angeles Times)

Mary Gutiérrez empieza su primer semestre en la universidad el otoño que viene. Tan solo en libros, la joven de 18 años de edad podría gastar hasta mil dólares.

“Mi libros de economía, salud, historia y ciencias sociales cuestan más de 100 dólares cada uno. Algunas de estas clases vienen con más de un libro”, dice Gutierrez.

“La opción es dejar una clase o pedirle a mis amistades que tomemos clases juntos para compartir material”, agrega la estudiante de Pomona College.

El costo promedio de un libro universitario ha incrementado hasta en un 80 por ciento en los últimos 10 años, señala un reporte reciente de la oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de Estados Unidos.

Muchos esperaban que el acceso a Internet ayudaría a reducir los costos, pero al parecer la industria del libro de texto no está permitiéndole a los estudiantes ahorrar al ofrecerles libros específicos, libros en conjunto con otro material o libros actualizados a precios altos, indica Chris Manns, gerente de la página Web cheapesttextbooks.com, la cual compara precios.

Sin embargo, para este regreso a clases, “hay mucho que los estudiantes pueden hacer para evitar los costos que las compañías de texto no quieren que sepas”, afirma Manns.

Por ejemplo, los colegios han empezado a tomar los libros usados para imprimirlos con el nombre de la escuela y el número del curso en la cubierta, por lo que este libro solo está disponible en la escuela que lo hizo.

No obstante el estudiante puede preguntarle al profesor si está bien usar la versión común del libro. Esta versión se encuentra disponible en línea y, en la mayoría de casos, es mucho menos costosa. A diferencia de la cubierta, el contenido es el mismo, sostiene Manns.

Para los libros que vienen con otro material, “que usualmente los profesores ni siquiera usan”, dice Manns, el interesado puede hacerle llegar un correo electrónico al profesor o esperar hasta que la clase empiece para preguntarle si va a usar el material extra.

“Si la respuesta es ‘no’. Entonces el estudiante puede comprar el libro por si solo en línea”, agrega Manns.

Otra trampa en la que muchos estudiantes caen, es en la compra de nuevas ediciones, las cuales son más costosas con cambios muy pequeños.

Las versiones viejas usualmente cuestan 25 dólares y tiene la información principal que el estudiante necesita.

A juicio de Manns, otra táctica para que los estudiantes compren es el eTextbook el cual es más costoso que un libro imprimido o un libro usado, y hasta expiran después de seis meses o un año.

Para esto, la solución es sencilla explica el experto. “Busca otras tiendas que vendan el mismo libro. Si tienes la opción, busca el libro impreso, de esta forma lo puedes conservar o vender después”.

Asimismo, es necesario investigar a tiempo los libros que cada profesor pide para buscar otras alternativas con tiempo.

Para comparar precios entrar a las páginas cheapesttextbooks.com o textbookrentals.com.


Anuncio