Anuncio
Share

Químicos en cigarrillos electrónicos podría matar la piel de la boca

Los cigarrillos electrónicos contienen vapores que a su vez muestran nano partículas de metal, silicua y carbón.

Los cigarrillos electrónicos contienen vapores que a su vez muestran nano partículas de metal, silicua y carbón.

(AP)

Expertos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) dieron a conocer esta semana una investigación que señala que los cigarrillos electrónicos son tan peligrosos como lo es el tabaco.

El informe arroja que este producto, que se ha vendido en el mercado como una opción segura para todos aquellos que quieren dejar el cigarro regular, contiene sustancias tóxicas y nano partículas que podrían matar la capa superior de células de la piel en la cavidad oral.

Para Susana Altamirano, quien consume los cigarrillos electrónicos regularmente, este anuncio es una sorpresa desagradable.

“Los cigarritos se venden individualmente, los puedes portar contigo hasta en la bolsa de los jeans y vienen en varios sabores… Que lastima que contengan tóxicos que dañen nuestra salud. Yo siempre he pensado que son más seguros que los cigarros regulares”, dijo la residente de Pico Rivera.

El equipo de investigadores de UCLA, liderado por el doctor Shen Hu, un profesor de biología oral y medicina de la Escuela de Dentistas de la universidad, llevó a cabo el experimento en células cultivadas.

Tras los resultados en estas células, se cree que lo mismo puede ocurrir en los humanos, lo que también podría incrementar el riesgo de otras enfermedades orales.

En resumen, los cigarrillos electrónicos contienen vapores que a su vez muestran nano partículas de metal, silicua y carbón. Aunque estos ingredientes varían en contenido depende el cigarrillo y su marca, estos son causantes del desgaste oral al minimizar los niveles de antioxidantes que protegen la cavidad oral, indica Hu.

Los efectos del cigarro convencional están documentados, pero no ha habido mucha investigación respecto a los cigarrillos electrónicos y los riesgos de salud para la cavidad oral detrás de los dientes y las encías, recalca Hu.

“Un número pequeño pero significante de pacientes en las clínicas dentales de UCLA han usado cigarrillos electrónicos, lo que provee suficiente evidencia para nuestros próximos estudios [en humanos]”, agrega Hu.

“Nuestra esperanza es desarrollar un modelo de selección para ayudar a predecir los niveles de toxicidad de estos productos electrónicos para que los consumidores estén mejor informados”, aseveró.

Los resultados también sugieren que los doctores y expertos en salud les deberían de advertir a sus pacientes sobre estos efectos, ya que el uso del producto se ha hecho más frecuente en los últimos años especialmente entre las mujeres jóvenes.

Para llevar a cabo el estudio, el equipo de expertos tomó cultivos de células de la capa más externa de la cavidad oral y expuso las células a dos marcas diferentes de vapor de cigarrillos electrónicos por 24 horas.


Anuncio