Anuncio

Aprueban propuesta para evitar el encarcelamiento de enfermos mentales

(Los Angeles Times)

Para evitarles la cárcel a las personas con problemas mentales, el condado de Los Ángeles aprobó redoblar el número de agentes del Sheriff que trabajan con expertos en salud mental.

El anuncio, sin embargo, fue recibido con incredulidad por miembros de la comunidad, quienes argumentaron que los resultados se sabrán cuando disminuya el número de detenidos con enfermedades mentales en las cárceles.

Entre julio del 2015 y junio del 2016, los equipos del Sheriff expertos en salud mental respondieron a 1,154 llamadas donde se sospechaba que estaban involucradas personas con enfermedades mentales.

Aproximadamente dos terceras partes de esas llamadas resultaron en la hospitalización para el tratamiento de algún problema mental y menos del uno por ciento terminó en el arresto de la persona, según documentos del condado de Los Ángeles.

Tras la aprobación y la recomendación de más fondos para las evaluaciones mentales, la supervisora Kathryn Barger, sostuvo que entre más herramientas, mejor serán los resultados para la comunidad que en muchas ocasiones es encarcelada, cuando en realidad lo que necesita es ayuda profesional.

“El compromiso incluye expertos en salud mental que ayudarán a reducir las confrontaciones y proporcionarán acceso a tratamientos para las personas en crisis que podrán recuperarse totalmente”, sostuvo Barger.

“La expansión de este programa también ayuda a las fuerzas del orden a evitar incidentes violentos”, agregó Bargar, quien junto con el supervisor Mark Ridley-Thomas, crearon la moción.

Actualmente, el Departamento del Sheriff de Los Ángeles cuenta con 10 equipos capacitados para el arresto y evaluación de personas posiblemente enfermas. La junta de supervisores busca agregar otros 13 equipos.

Respecto al aumento de expertos, el sheriff Jim McDonnell dijo ante una junta este 10 de enero que los 23 equipos representan “el mínimo necesario” para trabajar correcta y compasivamente con los arrestados.

Al igual Barger sostuvo que el incremento es necesario, ya que cerca del 10 por ciento de las llamadas al departamento del Sheriff involucran individuos con alguna enfermedad mental.

Un reporte presentado en el 2016 por la Comisión Policial de la ciudad de Los Ángeles, indica que en el 2015 hubo 48 tiroteos de parte de la policía, incluyendo 38 balaceras en los que más de un tercio de los involucrados presentaban enfermedades mentales.

Incluso cuando los enfrentamientos no resultan en muertes, los activistas comunitarios dicen que muchas personas con problemas mentales a menudo son encarceladas por delitos menores, cuando el tratamiento les sirvría más.

“Los casos de encarcelamiento a personas enfermas suceden diario. Por lo que vemos los equipos actuales no han hecho suficiente. En realidad no creemos que un aumento solucione el problema”, sostuvo David Galindo, miembro de la Red para Detener la Encarcelación.

“Lo ideal sería entrenar a los mismos agentes para que ellos mismos puedan estudiar las situaciones”, dice Galindo.

Gil Brown, activista de Black Lives Matter, agrega que “toda acción tiene resultados”.

“Vamos a responsabilizar a la junta de supervisores y el Sheriff sobre el aumento de equipos y los resultados que estos proporcionen cuando se integren a las calles”, dice Brown.


Anuncio