Anuncio
Share

Proponen ayudar a delincuentes de abuso animal para prevenir asesinatos en escuelas

(Getty Images)

Nikolas Cruz, quien mató a 17 personas en una preparatoria de Parkland, Florida, tenía un historial de crueldad hacia los animales.

El joven de 19 años publicó fotos de animales muertos en las redes sociales, disparándole a ardillas, gallinas y torturando conejos y sapos.

Asimismo, Eric Harris y Dylan Klebold, los atacantes de Columbine, Colorado, se jactaban de mutilar animales.

Mientras que Kip Kinkel, quien asesinó a sus padres antes de matar a dos personas y herir a otras 25 en una escuela Oregon, mutiló una vaca.

A raíz de la conexión que realizan algunos expertos de salud mental, entre el prevalente abuso de animales de algunas personas antes de cometer asesinatos, un nuevo proyecto de ley busca erradicar las balaceras escolares pidiendo que las personas condenadas de abusar animales estén bajo tratamiento psicológico.

El Acta de Intervención de Bienestar Animal y Violencia 2018, del senador Scott Wilk (R-Santa Clarita) espera detener la escalada de conductas peligrosas entre los delincuentes.

“Los crímenes de abuso animal deben ser tratados con seriedad porque son serios”, dice Wilk.

“Nuestros amigos animales necesitan y merecen nuestra protección, pero esta ley no es solo sobre ellos. También se trata de nuestras madres e hijas, nuestros amigos y vecinos, nuestros hijos y nietos; se trata de todos nosotros”, agregó el senador.

De acuerdo a Wilk, es evidente que los mecanismos actuales del sistema político y de salud para identificar y abordar a estos delincuentes no son “ni restauradores ni rehabilitantes de ninguna manera significativa”.

El senador enfatiza un estudio de los universitarios Arnold Arluke y Eric Madfis sobre masacres escolares en particular, que en el 2014 dio a conocer que el 43% de los perpetradores en su investigación cometieron crueldad animal antes del evento.

El nuevo proyecto de ley requeriría que los condenados por crímenes de abuso de animales sean sometidos a evaluaciones de salud mental obligatorias.

La legislación no solo requerirá más asesoramiento si se considera “beneficioso” para el individuo, también exigiría que los delincuentes se inscriban en cursos de educación que les enseñarán “técnicas apropiadas” para interactuar con los animales de manera positiva.

El proyecto de ley se ha ganado el apoyo de varias organizaciones, incluida la Liga de Defensa Legal de los Animales y la exfiscal de crímenes de animales del Condado de Los Ángeles, Deborah Knaan.

“Afrontar los problemas de salud mental y educar a los delincuentes, contribuirá en gran medida a prevenir que más animales y humanos sean víctimas en el futuro”, dice Knaan, quien ahora dirige el Benchmark Animal Rehabilitative Curriculum

Si el proyecto de ley es aprobado por los subcomités del Senado, el acta de Intervención de Bienestar Animal y Violencia de 2018 se moverá al Senado para su votación.


Anuncio