Anuncio
Share

Ponen a prisioneros a apagar incendios de California con el riesgo de que se les escapen

(Los Angeles Times)

Cerca de 3,000 reos intentan contener los incendios forestales de California, con un salario miserable y la tentación de escaparse.

Sin embargo, las autoridades señalan que no solo los fuegos están bajo control, sino también los presidiarios, a pesar de que uno de éstos se encuentra prófugo desde el domingo.

En este momento, se realiza una intensa búsqueda de Armando Castillo, quien se dio a la fuga mientras trabajaba cerca del Parque Regional Peters Canyon, en la región de Orange.

De acuerdo a las autoridades, el reo de 31 años de edad, fue visto por última vez el domingo cerca de las 4:45 pm, antes de que su grupo regresara a Prado Conservation Camp, en el condado de San Bernardino.

Krissi Khokhobashvili, vocera del Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California (CDCR), dijo que Castillo fue descubierto “desaparecido” cuando tenía que ser contado por funcionarios de correcciones durante un procedimiento de rutina.

No obstante para las autoridades, este tipo de fugas está bajo control, ya que de ocurrir estos casos los agentes de CDCR, Cal Fire, la Patrulla de Caminos y las agencias locales utilizan sus recursos para capturar a los reos que trabajen fuera de la prisión, indicó Khokhobashvili.

Los reclusos del CDCR han estado luchando contra las llamas en 43 regiones clave, por solo un dólar cada hora de trabajo y dos días de crédito de libertad por cada día que combaten el fuego.

Un recluso que sale de su área asignada es una ocurrencia rara, pero la mayoría de las veces el individuo se localiza rápidamente después de su fuga, añade Bill Sessa, otro vocero de CDCR.

Usualmente, en desastres naturales como los incendios forestales, los reos voluntarios y de seguridad mínima, trabajan más de ocho horas por día como cualquier otro bombero, dijo Sessa enfatizando que pueden trabajar hasta 72 horas seguras antes de descansar todo un día.

Los prisioneros operan principalmente en grupos de 12 y son dirigidos por un bombero experto de Cal Fire. Llevan alrededor de 60 libras o más de equipo, incluyendo hachas, sierras, alimentos y otros suministros.

Castillo, asignado a Oak Glen Conservation Camp en Yucaipa, California, cumple una condena de cinco años por posesión de un arma de fuego y evadir a un agente mientras conducía imprudentemente.

Las autoridades, por su parte, afirman que el reo estaba programado para ser puesto en libertad condicional en mayo del 2018.

Castillo es descrito como latino de 5 pies y once pulgadas de alto, con un peso de 191 libras, ojos cafés y cabello negro.

Cualquier persona con información sobre este recluso debe llamar al 911 o los teléfonos 209.984.5291, ext. 5439; o al 909.797.0196.


Anuncio