Anuncio
Share

Policía de L.A. toma medidas para proteger a sus agentes a raíz de ataques en Louisiana

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti (derecha) escucha al jefe de LAPD, Charlie Beck.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti (derecha) escucha al jefe de LAPD, Charlie Beck.

La muerte de tres agentes en Baton Rouge, la capital del estado de Louisiana, generó distintas reacciones en toda la Unión Americana, hecho que obligó al Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) a tomar medidas preventivas para proteger a los miembros de la corporación.

El homicidio de los tres policías, emboscados por un exsoldado de la Marina, ocurrió diez días después que cinco oficiales en Dallas, Texas fueron abatidos por un francotirador en medio de una serie de manifestaciones por incidentes de abuso de autoridad con tinte racial.

“Cosas así pueden pasar a dónde sea; tenemos que protegernos y también entrenar, así estamos preparados para responder”, aseguró Chris Ramírez, vocero de LAPD al advertir que el jefe del cuerpo policial local, Charlie Beck ha tomado acciones en beneficio de los agentes y la comunidad.

La corporación policial, con más de 9,000 oficiales, ha establecido que más agentes salgan a las calles para ayudar a las patrullas que responden a una llamada de los habitantes; al mismo tiempo, se están auxiliando del trabajo que realizan los helicópteros “dando una vista más grande desde el aire”.

De acuerdo al teniente Ramírez, están revisando de forma meticulosa las llamadas al sistema de emergencia, tomando en cuenta que “el público son los primeros ojos, ellos están ahí antes que lleguemos nosotros. Si ven algo, digan algo. Cuando dan información nos ayudan mucho”.

La ciudad de Baton Rouge estuvo en el centro de la opinión pública el 5 de julio anterior, cuando el afroamericano Alton Sterling, de 37 años de edad, fue asesinado a manos de policías blancos frente a una tienda en un tiroteo que quedó grabado en video.

El ataque contra los policías, a juicio del alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti, se “está convirtiendo desafortunadamente en una tendencia horrible”, por lo que considera que debe levantarse la voz colectiva para condenar estos hechos y trabajar para mejorar las relaciones comunitarias.

“La ciudad de Los Ángeles se ha comprometido a la construcción y profundización de las relaciones. No vamos a limitarnos en nuestra misión de proteger a nuestras comunidades”, indicó el edil, agregando que desarrollará una labor de puertas abiertas en los barrios y en el Ayuntamiento.

De acuerdo al diario The Guardian, en el conteo que realiza sobre brutalidad policial en el 2016 se registran 596 crímenes bajo agencias de la ley en todo Estados Unidos, la mayoría de las víctimas afroamericanos y latinos. En el 2015 la cifra ascendió a 1,146.

El movimiento Black Lives Matter (La vida de los negros importan), por su parte, en L.A. impulsa una campaña en contra del jefe LAPD, en donde piden su salida al cuestionar los abusos de la corporación, por lo que están exigiendo al alcalde Garcetti que lo despida.

“La policía no hace seguras a las comunidades”, se lee en un mensaje de Twitter añadiendo que lo mejor es invertir en soluciones comunitarias, y parte de esa política, plantean, es que Charlie Beck, jefe de la agencia local, deje la que consideran “la fuerza policial más asesina en los Estados Unidos”.


Anuncio