Anuncio
Share

Podrían prohibirles a indigentes de Los Ángeles vivir en sus autos

Según documentos de la ciudad, por lo menos unas 9,500 familias o personas viven actualmente en sus autos.

Según documentos de la ciudad, por lo menos unas 9,500 familias o personas viven actualmente en sus autos.

(Los Angeles Times)

La ciudad de Los Ángeles podría prohibirle a las personas sin hogar el uso de sus autos, camionetas o vehículos recreativos para vivir en ellos, al menos si se estacionan cerca de parques o zonas residenciales.

Bajo la ordenanza, las personas que vivan en sus vehículos, solamente podrán estacionarse en las horas de la noche en zonas industriales y calles comerciales.

Sin embargo, permanecer en zonas residenciales quedaría prohibido entre las 9 de la noche y 6 de la mañana.

Asimismo, el concilio pide una política aún más estricta alrededor de las escuelas, centros de cuidado, parques y otros lugares frecuentados por menores de edad. Los vehículos no podrán estacionarse ni en la noche ni dentro de una calle de distancia durante el día.

De no obedecer, las personas que burlen la ley serán advertidas primero, y en una segunda ofensa serán multadas. El concilio sugiere infracciones de 25 dólares por la primera violación, un incremento a 50 dólares por la segunda violación y hasta 75 dólares por no respetar la ley.

Las estadisticas más recientes de la Autoridad de Servicios para el Desamparado en Los Ángeles señalan que la población de indigentes creció un 11 por ciento en el 2015 con 28,464 personas sin hogar en la ciudad.

Según documentos de la ciudad, por lo menos unas 9,500 familias o personas viven actualmente en sus autos.

A pesar de que la ordenanza aun no ha sido redactada, algunos activistas de la comunidad a favor de los derechos de los indigentes, ya están criticando la acción del concilio al culparlo de no invertir dinero en la erradicación de ese fenómeno social.

“Creo que este plan es malo. Los políticos deben enfocarse en poner a la comunidad en viviendas seguras antes de prohibirles utilizar sus autos para dormir”, dijo José Rodríguez, miembro de The Vermont Manchester Colaborative.

“La realidad es que nadie quiere dormir en un auto con su familia, pero es mejor a que duerman en la calle aún más desprotegidos. Debemos poner atención a este proyecto para ver cómo se desarrolla y qué podemos hacer para evitarlo”, dijo Rodríguez.

Un estudio de la ciudad sostiene que el alquiler es accesible cuando las familias aportan no más del 30 por ciento de sus ingresos salariales en las rentas mensuales. Sin embargo, este no es el caso de los angelinos, donde las familias tienen que gastar el 47 por ciento de sus ingresos para cubrir una renta mensual.

Según datos de la oficina del concejal Gil Cedillo, en Los Ángeles más del 75 por ciento de los hogares de bajos ingresos paga la mitad de sus cheques mensualmente, por lo que algunas personas contemplan vivir en sus autos.

Por ahora hay varias iniciativas pendientes en el consejo que tratan de reformar el proceso de planificación de vivienda al mismo tiempo que se actualizan 35 planes comunitarios para abordar el tema de la indigencia.

Por otra parte, Build Better LA, una coalición que aboga por viviendas accesibles en la ciudad de Los Ángeles, le pide a la comunidad angelina votar en las elecciones de noviembre a favor de una medida que forzaría a las constructoras desarrollar vivienda asequible en esta región.

Una vez que la ordenanza sea presentada, esta será abordada primero por el Comité de Indigencia y Pobreza de la ciudad de Los Ángeles.


Anuncio