Anuncio

Denuncian situaciones de acoso sexual, robo de salario y muerte en el trabajo en California

De acuerdo a cifras preliminares, publicadas en septiembre, el índice de muertes en las instalaciones laborales descendió 16% en California, pero se incrementó a escala nacional en 2%, al comparar los datos del 2014 con el 2013.

De acuerdo a cifras preliminares, publicadas en septiembre, el índice de muertes en las instalaciones laborales descendió 16% en California, pero se incrementó a escala nacional en 2%, al comparar los datos del 2014 con el 2013.

El silencio golpea fuerte a los trabajadores latinos. A causa del desconocimiento de sus derechos y la carencia de documentos migratorios, son víctimas de toda una serie de abusos, realidad que fue el enfoque central de una audiencia realizada hoy en Los Ángeles.

A iniciativa de Roger Hernández, asambleísta por el Distrito 48 de California, líderes laborales y académicos expusieron las necesidades de los trabajadores y los retos que enfrentan, foro en el que también se escuchó el testimonio de los afectados.

El bajo salario es parte del pan de cada día para Georgina Hernández, migrante oriunda de Puebla, México. Sin embargo, el trauma de enfrentar insinuaciones y acoso sexual le ha quitado la paz, algo que considera común en la industria de la limpieza.

“He llorado con compañeras a quienes les ha pasado lo mismo”, dijo a HOY la mujer de 37 años. “He sido víctima de acoso, me he vuelto nerviosa y llego al trabajo con miedo. A veces ha sido un supervisor, en otras veces los patrones”.

Hernández, radicada en Los Ángeles desde el 2006, dice que a veces trabaja hasta 13 horas. Con un salario de 350 dólares semanales genera sustento a sus cinco hijos, siendo padre y madre a la vez.

Desde que sufrió el acoso sexual, decidió dejar su empleo y ahora sigue un proceso legal. “Mi trabajo es honesto, pero me ofrecen algo que yo no quiero hacer, un día un patrón me dijo que me daba 500 dólares pero que no fuera a trabajar”, relató.

Este tipo de violaciones y abusos, sostiene David Huerta, presidente del United Service Workers West, no salen a la luz pública con facilidad, pero es parte de las luchas que enfrentan a diario los trabajadores indocumentados.

“No hay estadísticas, las mujeres se ven intimidadas por los patrones diciendo que van a llamar a la ‘Migra’ y no hablan”, señaló el líder sindical detallando que al investigar el robo de salario encuentran que hay otros problemas ocultos.

Huerta, uno de los expositores en el foro realizado en el Sur de California, enfatizó que se debe atender estos casos, porque no sólo son acosadas, también hay violaciones sexuales, debido a que trabajan solas y en su mayor parte de noche.

“Queremos llamar la atención sobre las injusticias y que se aprueben leyes más fuertes, que sean específicas”, planteó el sindicalista, considerando que se están dando pasos firmes para reducir la vulnerabilidad en la que trabajan los latinos.

Condiciones similares viven los trabajadores agrícolas, plantea Erika Lomelí, directora de política de la Fundación de la Unión de Campesinos, destacando que a pesar de los avances todavía existen desafíos.

A partir de la lucha de César Chávez los campesinos cuentan con descansos, sombra y agua potable en su trabajo; no obstante, el gobierno estatal no tiene suficientes inspectores para verificar el respeto a la ley en los más de 80 mil ranchos que han en el estado.

“La educación es importante, sabemos que si los trabajadores conocen sus derechos no tienen miedo y los empleadores no podrán aprovecharse de ellos”, subrayó Lomelí, destacando que hay alrededor de 400 mil trabajadores del campo en todo California.

En la industria de la construcción y el transporte, entretanto, no sólo enfrentan el problema salarial y abusos, sino también las pérdidas humanas en el lugar de trabajo, algo que preocupa a los funcionarios públicos y líderes laborales.

“El abuso en las diferentes industrias es como un cáncer”, puntualizó el asambleísta Roger Hernández, representante de West Covina. “Sabemos que la mayoría de los trabajadores son inmigrantes y tienen sueldos bajos, pero queremos que entiendan que hay leyes que los protegen”.

En el Estado Dorado, de acuerdo al Departamento de Relaciones Industriales, entre el 2004 y el 2014 la cifra de trabajadores latinos fallecidos alcanzó la cifra de 1,883, casos ocurridos en su mayoría por caídas y resbalones, entre otras causas.

A criterio de Jorge Cabrera, director de la organización SoCalCosh, se le debe dotar de más recursos a la Administración de Seguridad Laboral y Salud de California, además considera que deben contar con inspectores que conozcan a la comunidad.

“Creemos que pueden haber cambios porque se le está prestando más atención a esta problemática. No tienen que ocurrir las muertes en el trabajo, todo se puede prevenir”, concluyó Cabrera, reconociendo que este tipo de audiencias abre un camino de esperanza.


Anuncio