Anuncio
Share

Piden más reglas para abordar tácticas sucias de compañías de préstamo inmediato

CRL señala que solo el 14 por ciento de las personas que piden préstamos de esto negocios, entrega el dinero a tiempo.

CRL señala que solo el 14 por ciento de las personas que piden préstamos de esto negocios, entrega el dinero a tiempo.

(AP)

El Consumer Financial Protection Bureau (CFPB) quieren mano dura contra las compañías de préstamo inmediato y pide a los políticos en Sacramento abordar la forma agresiva en la que estos negocios hostigan a la comunidad, muchas veces aún cuando la gente no debe dinero.

Según el CFPB, más de 12 millones de personas en Estados Unidos piden préstamos anuales, unos 7.4 mil millones de estos en préstamos urgentes para cubrir gastos de comida, renta, auto y otras utilidades.

La industria de 46 mil millones de dólares, se centra en comunidades de bajos recursos donde las personas sin empleos estables, madres solteras y minorías, son su principal enfoque.

Este 28 de julio, el CFBP tuvo una audiencia en Sacramento donde expuso que debe implementarse un control sobre las tácticas de este negocio gigante, cuyas llamadas agresivas interrumpen la vida de la comunidad en sus empleos y en el hogar.

La agencia que protege al consumidor destacó que las tácticas sucias de los colecciones incluyen en muchos casos hasta demandas que los consumidores ni siquiera conocen hasta que llega el día de presentarse ante la corte.

A nombre de CFPB, Graciela Aponte-Díaz, directora de pólizas para The Center for Responsible Lending (CRL), habló ante los políticos sobre estas prácticas de cobranza.

“Los colectores de préstamos impactan desproporcionadamente a las comunidades de color. La mayoría de comunidades afroamericanas son impactadas lo doble que otras comunidades anglosajonas. No obstante, los barrio latinos también resultan afectados por el crecimiento de este tipo de negocios en sus vecindarios”, dijo Aponte-Díaz.

La activista recalcó que en muchas ocasiones,” la comunidad ni siquiera debe dinero, pero los cobradores se basan en que mucha gente no lleva sus cuentas al día y para que los dejen de molestar, prefieren pagar”.

Otro problemas con estos negocios, sostuvo Aponte-Díaz, es que “extraen dinero de la comunidad a través de demandas por deudas muy viejas y porque los consumidores no tienen los documentos para mostrar contratos de cuánto dinero se les debe exactamente”.

CRL señala que solo el 14 por ciento de las personas que piden préstamos de esto negocios, entrega el dinero a tiempo.

“Sabemos también que las mujeres son las más impactadas por estas prácticas. Alrededor de un 70 por ciento. Puede ser porque tienen deudas de la salud, más tarjetas de crédito y muchas veces son el sostén del hogar o madres solteras”, dijo Aponte-Díaz en una entrevista con HOY.

Esta audiencia fue la primera de varias durante el año, CFBT espera que para finales del 2016 o principios del 2017 se establezca una resolución que pueda limitar la forma en la que estas compañías hacen negocio.


Anuncio