Anuncio
Share

Piden apoyo a la comunidad en EE.UU., para prevenir el virus del Zika en Honduras

El cónsul Pablo Ordóñez entrega una de las cajas para captar donativos de repelentes y mosquiteros en Los Ángeles.

El cónsul Pablo Ordóñez entrega una de las cajas para captar donativos de repelentes y mosquiteros en Los Ángeles.

(Soudi Jiménez)

Alrededor de 16 mil casos de zika se reportan en territorio hondureño, hecho que mantiene en alerta a las autoridades y por lo que se pidió a la red consular en Estados Unidos impulsar campañas benéficas para recolectar repelentes y mosquiteros que serán entregados en las zonas más afectadas.

Es así, que ayer se distribuyeron cajas para captar donaciones que serán colocadas en restaurantes y negocios que se han sumado a esta causa, indicó a HOY Pablo Ordóñez, cónsul de Honduras en Los Ángeles, asegurando que existe preocupación sobre el impacto de esta enfermedad.

A principios de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al zika como una emergencia sanitaria global al detectarse el virus en 24 países del continente americano, además señalan que esta infección transmitida por mosquitos se relaciona con enfermedades neurológicas en recién nacidos.

“Todos los consulados vamos a tener centros de recolección, nosotros nos hemos apoyado en restaurantes y en las asociaciones”, afirmó Ordóñez explicando que esta iniciativa se extenderá hasta el 27 de febrero. “Para una familia de escasos recursos un repelente es una forma de protegerse”.

El Zika es un virus que se identificó por vez primera en Uganda, en 1947, en changos de la India y en 1952 se detectó en el ser humano. Los brotes de esta enfermedad se han registrado en África, América Latina, Asia y Estados Unidos.

Hasta finales de enero, en Colombia sumaban 20,297 personas con zika, de las que 2,000 son mujeres embarazadas. En Brasil, el país con mayor cifra de infecciones, reportan que 3,893 casos desarrollaron microcefalia, por lo que dotaron de repelentes a 400,000 embarazadas.

Héctor Castillo, médico del hospital White Memorial, ubicado en el Este de L.A., indica que esta es una epidemia que por el momento no tiene cura; asimismo, advierte que no solo se adquiere por las picaduras de mosquitos, sino también por relaciones sexuales.

“Lo que hemos visto es que el virus se expande con facilidad, por eso crea un riesgo en la salud enorme”, explicó el especialista. “La clave está en la prevención, si se viaja a esas regiones se tiene que utilizar camisas manga larga y aplicar repelente para evitar una picadura de mosquito”.

La Secretaría de Salud hondureña, por su parte, realiza operativos para combatir las enfermedades que se originan por los mosquitos como el zika, dengue y chikungunya, llevándolos a realizar fumigaciones casa por casa y limpieza de criaderos, con contingentes de hasta 30 mil personas.

En la actualidad según esa dependencia, se mantiene bajo control a cerca de un centenar de mujeres embarazadas, ante el riesgo de que padezcan de zika o con el síndrome de Guillain Barre.

“Tenemos el deber de apoyar a nuestros conciudadanos, es el momento de actuar”, manifestó Cecilia Rodríguez, presidenta de la Alianza Hondureña de L.A., exhortando a sus compatriotas a llevar los donativos a la sede consular o a los negocios que se han integrado a la campaña.

Martín Ortiz, miembro de Hondureños Unidos de L.A., estará desplazándose a lugares estratégicos junto a modelos y reinas de belleza para motivar a la comunidad, porque considera que el aporte de los inmigrantes puede hacer la diferencia para una familia de escasos recursos.

“La gente más vulnerable no puede gastar 250 lempiras (11 dólares) en un repelente, antes piensan en comer”, indicó el líder comunitario oriundo de Santa Bárbara. “Es urgente pasar la voz y ponernos en el lugar de ellos, si estuviéramos allá nos encantaría recibir ayuda de los compatriotas”.

Los donativos se podrán entregar en el consulado hondureño, ubicado en 3550 del bulevar Wilshire, en el local 320. Los restaurantes que se han sumado a la campaña son Honduras Kitchen, Antojitos Bibi, El Katracho, El Texano y Rincón Hondureño.


Anuncio