Anuncio

Obispos revelan acciones para ‘reparar escándalos de abuso sexual’ y piden a los feligreses algo inesperado

(Getty Images)

A la luz de los recientes escándalos de abuso sexual, en los cuales hay varios padres pederastas involucrados, el Comité Administrativo de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) responde diciendo que está comprometido a “sanar y proteger” a sus feligreses.

El comité dio a conocer cuatro reglas para proteger a sus devotos y al mismo tiempo les pidió a las víctimas que denuncien a sus atacantes a las autoridades.

Como entrada a su disculpa, el comité escribió una declaración que se lee: “Algunos obispos, por sus acciones o por su falta de acción, han causado un gran daño tanto a las personas como a la Iglesia en general. Han usado su autoridad y poder para manipular y abusar sexualmente de otros”.

Agrega diciendo que “han permitido que el miedo al escándalo reemplace la preocupación y el cuidado genuinos, por aquellos que han sido victimizados por abusadores. Para esto, nuevamente pedimos perdón tanto al Señor como a aquellos que han sido dañados”.

“En todo esto, no queremos que nadie, incluidos nosotros mismos, pierda de vista a aquellos que han sufrido por aquellos que han actuado o han fallado en actuar como lo exige el Evangelio”, indicaron.

“Para los sobrevivientes de abuso sexual, estos días pueden reabrir heridas profundas. El apoyo está disponible desde la Iglesia y dentro de la comunidad”, agrega la misiva.

Los coordinadores de asistencia a las víctimas están disponibles en todas las diócesis, para ayudar a la comunidad afectada a encontrar recursos.

“A cualquiera que haya sido abusado, nunca dude en ponerse en contacto con la policía local. Si no se siente cómodo por alguna razón con la Iglesia, su diócesis puede conectarlo con los servicios comunitarios apropiados”, añade.

La declaración llega tras el reporte de un jurado, que hace unos días arrojó el abuso de más de 1,000 niños por parte de más de 300 de sacerdotes católicos en seis diócesis de Pensilvania.

Dentro de su autoridad, el Comité Administrativo tomó las siguientes acciones:

  1. Aprobó el establecimiento de un sistema de denuncia de terceros que recibirá confidencialmente, por teléfono y en línea, quejas de abuso sexual de menores por un obispo y acoso sexual o mala conducta sexual con adultos por un obispo, y dirigirá esas quejas a la autoridad eclesiástica apropiada y, como lo exige la ley aplicable, a las autoridades civiles.
  2. Instruyó al Comité de Asuntos Canónicos y Gobernabilidad de la Iglesia de Estados Unidos, con el propósito de desarrollar propuestas sobre políticas que restrinjan a los obispos que fueron destituidos o dimitidos por acusaciones de abuso sexual de menores, o por acoso o mala conducta sexual con adultos, incluidos seminaristas y sacerdotes.
  3. Inició el proceso de desarrollo de un código de conducta para obispos con respecto al abuso sexual de un menor; acoso sexual o mala conducta sexual con un adulto; o negligencia en el ejercicio de su cargo relacionado con tales casos.
  4. Apoyó una investigación completa sobre la situación que rodea al Arzobispo McCarrick, incluidos sus presuntos ataques contra menores, sacerdotes y seminaristas, así como las respuestas a esas acusaciones. Tal investigación debería basarse en expertos legos en campos relevantes, como la aplicación de la ley y los servicios sociales.

A medida que estas iniciativas se ponen en marcha, el comité administrativo invita a cada obispo y sacerdote a unirse en actos de oración y penitencia, ya que sostienen que este es un tiempo de profundo examen de conciencia, para seguir la Escritura al reflexionar en el pasaje de Santiago 1:20, “hacedores de la palabra y no solo oidores”.
En Los Ángeles

El arzobispo José H. Gómez, vicepresidente de la USCCB, señala que la arquidiócesis se encuentra trabajando con la conferencia arduamente par abordar los escándalos en la Iglesia.

“Continuamos profundamente perturbados y entristecidos por lo que ha sucedido. Estamos decididos a buscar respuestas a las preguntas que se han planteado. Y estamos comprometidos a dar todos los pasos necesarios para garantizar que estamos protegiendo a las personas a las que estamos llamados a pastorear”, sostuvo el obispo.

“Y por favor, oren aún más por aquellos que han sido heridos y escandalizados. Juntos, trabajemos para traer sanación y restablecer la justicia”, concluye.


Anuncio