Anuncio

‘No somos juego de ajedrez’: Pro-inmigrantes rechazan propuesta de apoyo a DACA a cambio de menos asilos

(AP)

La oferta del presidente Donald Trump, que busca intercambiar protecciones temporales para algunos inmigrantes a cambio de fondos para un muro en la frontera entre Estados Unidos y México, es recibida como “una lista de ofensa” para los líderes pro-inmigrantes.

Trump ofrece una extensión de tres años para el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca) y la extensión de tres años a 300,000 personas de El Salvador, Haití, Nicaragua y Honduras que viven en los Estados Unidos bajo el programa Estatus de Protección Temporal (TPS).

Sin embargo, eliminaría las leyes de asilo vigentes para los niños y las víctimas de la trata, asimismo ampliaría la detención de inmigrantes.

La Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA) rechaza el supuesto “compromiso de inmigración” y le pide a los republicanos que tengan valor y den por terminado el cierre gubernamental.

El compromiso, “no es más que un truco de un hombre al cual no se le puede confiar. No vamos a aceptar el muro medieval de 5.7 mil millones de dólares a lo largo de las fronteras Mexico y Estados Unidos”, dijo Angelica Salas, directora de CHIRLA.

“No confiamos en un presidente que dice algo en la mañana, escribe un tuit diferente en la tarde, y va a la televisión para decir algo completamente diferente”, agregó.

Enfatizó que el acto no hace más que extender el purgatorio de inmigración para millones de personas que viven, trabajan y son aportadores a la nación.

Ben Monterroso, director de Mi Familia Vota, enfatiza que no es una solución comprometida.

“Es una ganga falsa basada en una crisis fronteriza que no existe e ignora la crisis humanitaria que existe… que viene de antiguas iniciativas descartadas, revividas y vestidas para parecerse a algo que no son”, señaló.

Por su parte, los beneficiarios de alivios migratorios tampoco están convencidos.

“La inmigración no es un juego de ajedrez. La propuesta me beneficia, pero facilita las deportaciones y deja atrás a nuestros hermanos en la frontera que piden la oportunidad de una mejor vida, especialmente los niños inocentes”, dice Alejandra, Gonzales, beneficiaria del programa Daca.

El proyecto de ley prohibiría el asilo para los menores de América Central, incluidos aquellos que llegan a la frontera con sus padres, a menos que los menores soliciten asilo en su país de origen.

También, limitaría el número de menores centroamericanos a quienes se les permite solicitar asilo cada año en 50,000 y limitaría el número de solicitudes de asilo que podrían otorgarse por año a 15,000.


Anuncio