Anuncio
Share

“No reforcemos lo que dijo Trump de los latinos” con protestas violentas

En el centro de Los Ángeles, alrededor de 185 manifestantes estaban bajo custodia este viernes después de otra ronda de protestas, según el Departamento de Policía de Los Ángeles.

En el centro de Los Ángeles, alrededor de 185 manifestantes estaban bajo custodia este viernes después de otra ronda de protestas, según el Departamento de Policía de Los Ángeles.

(Reuters)

Activistas comunitarios piden a las personas que se están manifestando en contra del nuevo presidente electo, ejercer su derecho de expresión sin violencia y dejando en sus hogares las banderas de sus países para demostrar nacionalismo y respeto.

“Es justo y legal salir a demostrar nuestro inconformismo sobre un presidente racista y prejuicioso, pero por favor comunidad salgan a las calles de forma pacífica”, dice Cecilia Rojas, integrante de Interfaith Communities United for Justice and Peace.

“Al ser agresivos con las autoridades, tirar basura, pintar las paredes o cerrar avenidas grandes donde transita el tráfico, estamos buscando el arresto, la condena y la cárcel… Estamos reforzando lo que Trump dijo de nosotros… que somos criminales”, sostiene Rojas.

El llamado de los activistas surge tras las protestas que se han desatado en Los Ángeles, el condado de Orange y a nivel nacional en contra del nuevo presidente electo.

En el centro de Los Ángeles, alrededor de 185 manifestantes estaban bajo custodia este viernes después de otra ronda de protestas, según el Departamento de Policía de Los Ángeles.

A nivel local, estas manifestaciones han dejado a un agente de la policía hospitalizada así como a su supuesto asaltante. También ha habido reportes de vandalismo y grafiti al mismo tiempo que los manifestantes han logrado inclusive cerrar porciones de la autopista 101.

Asimismo, en el condado de Orange, las protestas han escalado en las calles de Santa Ana, con participantes ondeando banderas mexicanas y centroamericanas así como tirando piedras y botes plásticos a las autoridades.

Para controlar a los manifestantes, las autoridades han tenido que usar balas de goma para dispersar la multitud.

El jueves por la mañana se reportaron también siete adultos y tres menores de edad arrestados por crímenes que incluyen asalto con arma, ebriedad, violación de toque de queda y daños a propiedad policial.

Para José Rodríguez, miembro de The Vermont Manchester Colaborative, una organización contra la violencia en el sur de Los Ángeles, las protestas son útiles cuando acaparan la atención del mundo de forma positiva.

“No guiemos el ojo público a un comportamiento ignorante. Es importante que los manifestantes no desplieguen banderas de sus países viviendo en Estados Unidos porque para muchos resulta en una falta de respeto”, señala Rodríguez.

“Hay que demostrar patriotismo sacando la bandera americana que defiende la libertad y el derecho civil, aún cuando nuestro presidente electo no ha demostrado esas cualidades”, añade Rodríguez.

Tanto la policía de Santa Ana como la policía de Los Ángeles, han dicho que están disponibles a proteger a la comunidad mientras ejercen su derecho de expresión. Sin embargo, advierten consecuencias para las personas agresivas.

“Cuando la gente empieza a violar las leyes, esto no lo podemos tolerar”, indica Anthony Bertagna, de la policía de Santa Ana.

En un comunicado, el alcalde Eric Garcetti dijo que el derecho a la libertad de expresión es “uno de nuestros mayores privilegios como norteamericanos’’, pero añadió que el comportamiento peligroso no será tolerado.

Este jueves, tanto activistas locales como funcionarios de la ciudad y el condado de Los Ángeles, indicaron que la comunidad no debe temer a las promesas del presidente porque sus agencias se van a asegurar de cuidar los derechos de cada inmigrante.

Asimismo, en el condado de Orange, dos concejales de la ciudad de Santa Ana y varios activistas, le aseguraron a la comunidad inmigrante que todo va a estar bien.

El concejal Vicente Sarmiento, dijo que los inmigrantes deben saber que “estamos junto a ellos…Nuestros valores en Santa Ana no han cambiado, la ley no ha cambiado”.

El concejal expresó que “se despertó muy decepcionado” sobre los resultados electorales. Y lo siento por aquellas familias que se despertaron no solo decepcionadas, sino traumatizadas”.

“Utilicemos esa energía para marcar la diferencia en dos años, cuatro años”, agregó Sarmiento.

La concejal de Santa Ana, Michele Martínez, dijo: “Esta es una ciudad que siempre apoya y respeta a los inmigrantes... Ustedes están seguros en la ciudad de Santa Ana”, añadió Martínez.


Anuncio