Anuncio

¿No más platos desechables en restaurantes de Los Ángeles?

(Los Angeles Times)

Para el concejal de Los Ángeles, Bob Blumenfield, cuidar la estética de la ciudad así como el medio ambiente se traduce en elaborar una ordenanza que desaparezca los utensilios de plástico en los restaurantes de la región.

Platos, vasos y hasta cucharas de tal material solo podrían proporcionen si los clientes lo piden, pero algunos se pregunta qué va a pasar con los negocios de comida rápida que no tienen suficiente gente para lavar trastes.

“Ahora más que nunca, Los Ángeles necesita liderar esfuerzos y creo que como la segunda ciudad más grande de la nación, podemos hacer una gran diferencia ecológica al pensar dos veces acerca de cuánto plástico vamos a derrochar”, dice Blumenfield.

“Mucha gente tiene ese cajón especial en la cocina lleno hasta el borde con tenedores adicionales y cuchillos de comida para llevar o de entrega, y creo que es sensato preguntar a los consumidores si realmente necesitan más’’, asevera el concejal.

Para Ignacio Ferrer, cocinero de un restaurante en Los Ángeles, el plan es ideal en un “mundo perfecto”.

“La verdad es que muchos negocios no tienen dinero para contratar a más gente, esto es algo que los políticos a veces no piensan… Y por ejemplo, hay gente que busca los trastes de plástico porque pueden resultar más higiénicos que los utensilios que no fueron bien lavados”, dice Ferrer.

“No creo que la basura de los restaurantes esté dañando al medio ambiente sino la contaminación que la ciudad no soluciona, las fábricas que la ciudad permite cerca de las zonas urbanas… hay muchas cosas que la ciudad debe de arreglar antes de apuntar a otras partes”, agrega Ferrer.

Ciudades, incluyendo Seattle y San Francisco, han aprobado prohibiciones del uso de popotes, y compañías como Starbucks, American Airlines, Hyatt y Walt Disney también han anunciado esfuerzos para dejar de ofrecer popotes.

Para Blumenfield, el dejar de utilizar plásticos en los restaurantes es el paso siguiente a la prohibición ya en pie de las bolsas de plástico en las tiendas.

“Tenemos que hacer todo lo posible para detener la embestida del plástico fluyendo a nuestros océanos, y eso comienza con cada uno de nosotros haciendo decisiones inteligentes”, dice Blumenfield.

Si la moción es aprobada por el consejo completo, la Oficina de Saneamiento será instruida para informar sobre la viabilidad de implementar una ordenanza.


Anuncio