Reporte

California: Niños de hasta 5 años de edad en la cárcel juvenil

En Los Ángeles casi todos los adolescentes arrestados en el condado en el último año fueron jóvenes de color

Tan solo en el 2015, en California unos 687 niños menores de 12 años de edad fueron remitidos para enjuiciamiento, incluidos un niño de cinco años y 13 menores de siete años de edad.

Aproximadamente, 250 de los 687 niños fueron procesados.

Sin embargo, los estudios muestran que la inmadurez de los menores disminuye su culpabilidad, aparte de que se les dificulta navegar por el sistema de justicia, sostiene una moción de los supervisores del condado de Los Ángeles, Hilda Solís y Mark Ridley Thomas.

En respuesta a estos antecedentes, la junta de supervisores aprueba una moción para que se desarrolle un plan integral, con la meta de desviar a los niños de la jurisdicción y la detención de los tribunales.

En su lugar, el condado debe crear y brindar servicios integrales, enfocados en el desarrollo y apoyo a esta población.

"Todos se benefician cuando los niños reciben estabilidad, apoyo y la oportunidad de tener éxito", dice la supervisora Solís.

“Estos comportamientos deben verse como un grito de ayuda, y nuestro sistema de justicia no debe responder con mano dura. Al responder a las necesidades de estos niños de manera innovadora y de apoyo, podemos estabilizar las vidas de estos jóvenes, sus familias y nuestras comunidades”, agrega.

Ridley-Thomas añade que las esposas, las salas de audiencias y las salas juveniles, pueden dejar a los menores profundamente traumatizados, especialmente a los niños de 11 o 12 años de edad.

"El Condado de Los Ángeles se ha convertido en un líder en el desvío seguro de adultos y jóvenes del sistema de justicia, pero aun así más de cien niños de 12 años o menores fueron arrestados en el condado en el 2017”, sostiene.

“Simplemente debemos desarrollar más sistemas alternativos para que nuestros hijos se ahorren los resultados previsibles y evitables de la detención y el encarcelamiento”, agrega.

Además de desarrollar un plan para prohibir que los niños pequeños sean procesados, la moción solicita a los departamentos del condado que identifiquen programas y servicios holísticos, que se centren en el desarrollo positivo de los menores en lugar de la persecución y la detención.

Esta moción también implementará completamente la ley SB-439. La medida se produce antes de que la ley estatal se haga efectiva en enero, la cual prohíbe el enjuiciamiento de cualquier persona menor de 12 años, que no sea por delitos de violación y asesinato.

Bajo esta moción, los departamentos del condado tendrán en cuenta la ley cuando hagan sus recomendaciones a la junta.

Sobre la base de esta nueva ley, el condado utilizará este estándar de "asesoría y excarcelación" como el incumplimiento en la gran mayoría de los casos, con el Tribunal de Dependencia como último recurso.

En la última década, los avances en el desarrollo del cerebro de los jóvenes y los sistemas punitivos han demostrado que el procesamiento formal de la justicia a menudo es perjudicial para la salud y el desarrollo de los niños, exponiendo a los niños a un sistema que no comprenden completamente, alega la moción.

El involucrarse en la justicia tiene una consecuencia devastadora en el futuro de un niño, aumentando su probabilidad de pobreza y encarcelamiento en el futuro y no aborda sus necesidades subyacentes, enfatiza.

Entre 2003 y 2017, aproximadamente el 92% de las peticiones presentadas contra jóvenes menores de 12 años en California eran para niños de la minoría.

Y el Condado de Los Ángeles no es una excepción: casi todos los adolescentes arrestados en el último año fueron jóvenes de color.

Un estudio de la Fundación MacArthur descubrió que el encarcelamiento de jóvenes conlleva disminuciones en la madurez psicosocial, lo que significa que los jóvenes involucrados en la justicia son aún más impulsivos y susceptibles a la influencia negativa de los compañeros al ser liberados, lo que los pone en mayor riesgo de ser arrestados nuevamente.

Según los expertos nacionales de la Iniciativa de Justicia Juvenil, los niños que han estado detenidos tienen un 39% menos de probabilidades de terminar la escuela secundaria que otros estudiantes de escuelas públicas que provienen del mismo vecindario.

La senadora Holly Mitchell, demócrata de Los Ángeles, quien patrocinó el proyecto de ley, sostiene que le conmovió ver fotografías de niños en los centros de detención juvenil.

“Los niños no son adultos del tamaño de una pinta”, dice Mitchell. “Les hemos fallado'', ya sea en la escuela o casa o en otro lugar.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°