Anuncio
Share

Niño con leucemia se convierte en agente del sheriff por un día

Listo para abordar el helicóptero del Departamento del Sheriff de Los Ángeles.

Listo para abordar el helicóptero del Departamento del Sheriff de Los Ángeles.

(Cortesía)

Julián Cárdenas nunca creyó que una llamada de emergencia lo convertiría en sheriff por un día, mucho menos a la edad de 13 años.

Por unas horas, Julián logra olvidar que padece de leucemia y como todo un agente practica tiro al blanco, patrulla la ciudad y hasta se monta en un helicóptero para asegurarse de que todo está en orden en su vecindario.

Este día emocionante para Julián surgió luego de una llamada en mayo en la que sus padres pidieron emergencia médica, dice Marianna Oliver, agente del Sheriff del Condado de Los Ángeles de la estación en la ciudad de Industry.

“Cuando llegué [a su casa], me enteré de que Julián había sido diagnosticado con leucemia y no era fácil lidiar con esto. Me recordó a mi sobrino quien también fue diagnosticado con cáncer y después de asistirlo, regresé a la estación sintiéndome agobiada por su situación”, señala Oliver.

No obstante, en lugar de olvidar la historia del niño. La agente del sheriff le comentó su experiencia al Capitán de la estación y le preguntó si habría forma de hacer algo para alentar al menor.

En unos cuantos días, “la estación se unió para planear un día especial para ofrecerle bendiciones a Julián y hacerle honores [a su valentía]”, agrega Oliver. En otras palabras: “convertirlo en agente del sheriff por un día”.

Julián fue diagnosticado con leucemia en febrero, luego de que su familia lo llevó al doctor por experimentar dolor severo en la espalda.

Desde entonces, el menor visita regularmente el hospital y debido a su condición le es difícil asistir a la escuela en forma normal y hacer actividades físicas como jugar patineta o montarse en bicicleta.

“Cuando me dan quimioterapia me siento con nauseas, pero gracias a las enfermeras, me tratan bien [en el hospital]”, recalca el menor.

Julián viajó a la estación del sheriff en Chevy Camaro, ahí fue juramentado como alguacil de Industry, entrenó en un simulador de armas y hasta abordó un helicóptero.

“Ser agente por un día es emocionante. Me deja recuerdos felices”, sostiene el niño, cuyo sueño es llegar a ser un ingeniero.

Odalys Cárdenas, hermana de Julián, sostiene que cuando este supo que viajaría a la estación, el menor “andaba en la luna todo contento”.

“Lo único en su horario son las citas al doctor, los exámenes de laboratorio y los procedimientos que debe tomar cada segundo día”, indica Cárdenas.

La meta de juramentar a Julián es dejarle recuerdos de un día especial, dice el capitán Tim Murakami.

“Varios departamentos del sheriff también le dieron [al niño] regalos y monedas de colección”, para que sepa “que tocó muchos corazones que lo van a alentar a soportar todos esos retos médicos y emocionales que enfrenta”, añade Murakami.

Si la condición de Julián mejora, el departamento le ha prometido formar parte de su seminario Campo Coraje, un viaje al campo con otros menores.


Anuncio