Anuncio
Share

Nicaragüenses en LA frustrados, pero listos para organizarse en ayuda a sus compatriotas

(Getty Images)

Las violentas protestas contra un cambio en el sistema de pensiones de Nicaragua, han terminado con por lo menos 10 personas muertas, y mucha frustración entre los compatriotas que viven en Estados Unidos.

Las demostraciones que sacuden la capital Managua y ciudades cercanas, muestran un fuerte descontento en contra del plan, ya que los trabajadores y los empleadores tendrían que contribuir más al sistema de jubilación bajo el mandato del presidente Daniel Ortega.

La nueva ley, además de aumentar las contribuciones de los empleadores y los empleados, reduciría el monto total de la pensión en un cinco por ciento.

El mandato presidencial ha dejado a muchos nicaragüenses que viven en el exterior con un mal sabor de boca, dice Bertha Murad, nicaragüense del condado de Orange.

“Aunque mi esposo y mis hijos están en California, tenemos familiares allá. Este régimen sin sentido tiene 11 años. Estamos cansados de las injusticias con nuestro pueblo, y ahora estas muertes surgen solo por defender los derechos de los trabajadores”, dijo Murad.

German Peña, presidente de la Fundación de Oportunidades Nicaragüense Americana (NAOF), en California, volvió a hacer eco de su gente en Estados Unidos.

“Estamos en contra de estas reformas, lo que significa que estamos en contra de que este gobierno que se vuelca contra los jóvenes, pues en su mayoría los que protestan son universitarios”, dijo Peña.

Estudiantes de la Universidad Politécnica se han escondido en su campus desde el jueves evadiendo a la policía. Otros estudiantes se refugiaron en edificios o residencias cercanas, mientras otros manifestantes han levantado pequeñas barricadas.

El mensaje para Daniel Ortega, de parte de los nicaragüenses en California y Estados Unidos, “me atrevo a decir… es que renuncie ese tirano a su puesto de dictador y deje en paz a la juventud y su aspiración por controlar el país, porque de todos modos lo van sacar de su puesto… que se retire mientras pueda”, vociferó Peña.

El dirigente de NAOF, enfatizó que en Los Ángeles, la comunidad nicaragüense se está uniendo para crear una estrategia que ayude a sus compatriotas.

“Este fin de semana nos reunimos en el consulado, para luego irnos a protestar en el monumento Ruben Dario. Asimismo, a partir de este martes me organizaré con la comunidad nicaragüense par reunir fondos y medicina, para enviarle a los jóvenes y, más que todo, para que haya un apoyo internacional”, sostuvo Peña.

El panorama es caótico, señala el activista, porque los nicaragüenses en zonas de levantamiento tienen miedo de salir a las calles. Inclusive, el gobierno de Estados Unidos les ha sugerido a los nicaragüenses en el exterior no visitar esas zonas del país por ahora.

“Yo me comunico con mi familia vía teléfono varias veces al día. Nos venimos huyendo de esa tragedia hace 39 años, sabemos que el presidente es un criminal que no se detienen en asesinar”, reiteró Peña.

Por ahora, la organización que lleva 21 años en pie, y otros activistas, están recolectando firmas. Por lo menos 100 mil que requiere el gobierno de Estados Unidos para interceder en el problema.

Para información sobre el apoyo a los nicaragüenses o protestas en Los Ángeles llamar al teléfono: (323)604-7591 o enviar un texto a naofinfo@sbcglobal.net.


Anuncio