Anuncio
Share

‘Mejor que ganar la lotería’; hijos se encuentran con sus padres luego de no verlos por décadas

Carmen Solis abraza a su madre, la señora, Delfina luego de no verla durante 15 años.

Carmen Solis abraza a su madre, la señora, Delfina luego de no verla durante 15 años.

(Selene Rivera / HOY)

A Esmeralda Sierra le tiemblan las piernas de los nervios y le es difícil contener la risa. Ella y su hermana Angélica están a punto de ver a sus padres después de 15 años de migrar a Los Ángeles de su natal Zacatecas, México.

Se aproxima el camión donde llegan los padres de las hermanas Sierra y donde también hay otros ancianos padres de familia y abuelos que no han visto a sus hijos hasta casi tres décadas.

Una vez que el camión se detiene, hay un breve silencio y enseguida empieza la reunificación de un total de 33 familias. El tiempo se congela en abrazos, besos y palabras de amor ahogadas en lágrimas. En ese momento, nadie puede apartar a las familias.

Este es el tercer año consecutivo que la Federación de Clubes Zacatecanos del Sur de California organiza el evento de reunificación que lleva el nombre de Corazón de Plata Uniendo Familias.

Hasta ahora el programa ha logrado reunificar a unos 500 familiares desde su inicio.

La familia Sierra

Esmeralda, de 34 años de edad, abraza fuertemente a su madre María Isabel y enseguida a padre Rodolfo.

“Ver a mis padres es mejor que ganar la lotería. Siempre le pedí a Dios que me dejara vivir para poderlos ver una vez más. Uno se viene a este país por la necesidad y aunque económicamente puedes ayudar a los tuyos, tienes que sacrificarte y dejar de verlos”, dice Esmeralda.

Angélica, interrumpe con la voz entrecortada por el llanto y dice: “yo siento una tremenda alegría que no se puede describir”.

La señora Maria Isabel escucha a las hijas y les aclara con voz suave; “los hijos son el tesoro que un padre nunca pierde”.

El servicio

Para hacer las reunificaciones posibles, la Federación de Clubes Zacatecanos, con alrededor de 100 miembros, trabaja con el gobierno local de cada municipio para ayudar a tramitar las visas, que en muchas ocasiones, les es negada a los mexicanos para visitar a los familiares que radican en California.

“Estamos reuniendo en su mayor parte a personas arriba de los 60 años de edad con sus hijos que viven aquí en Los Ángeles y que por alguna u otra razón no han podido regresar a México para ver a sus padres”, dijo este martes José Luis Quiñones, presidente del Club del Rancho El Dominguejo Fresnillos.

“Nuestra mayor satisfacción es ver las caras de felicidad cuando las familias se encuentran. Inclusive otras federaciones locales se nos han acercado para preguntar cómo le estamos haciendo y llevar el servicio a sus comunidades”, dijo Quiñones.

Los padres, abuelos y en ocasiones, hermanos que pisan tierra estadounidense deben volver a México al terminarse su estadía de 30 días, pero para los hijos que radican aquí, el ver a sus padres es todo un sueño hecho realidad.

Por ahora, hay aproximadamente 15 clubes en Estados Unidos, que han implementado el programa.

Según, Omar Martínez Escobedo, presidente de la Federación de Zacatecanos en Los Ángeles para calificar bajo el programa, todo solicitante debe tener más de 60 años de edad, tener un record criminal limpio y contar con familia en Los Ángeles que por falta de documentos legales no pueda viajar.

La familia Borjon

Una vez que Julián Borjon vio a sus padres, este se puso a llorar de alegría.

“Llevaba 25 años de no verlos. Siento que mi corazón quieren explotar. No había noche que no despertara pensando en mis padres y en el momento que los volvería a ver”, dijo Julián.

“Ahora sí mi corazón está completo y les voy a dedicar todo el tiempo posible mientras estén aquí”, dijo Julián, quien salió de Zacatecas en 1990.

Francisco Borjón López, de 80 años y Juana Rico Herrera, de 84, ambos padres de Julián también lloraban.

“Intentamos sacar nuestras visas tres veces y las tres nos fueron negadas. Uno piensa mucho en los hijos y si los vas a volver a ver”, dijo Francisco.

Asimismo la señora Juana, sostuvo; “tengo anotado en un papel el día, el mes y el año en que mi hijo se fue. Pensaba que me iba a morir sin poder abrazarlo”.

Carlos Sada, Cónsul General de México en Los Ángeles, declaró que este tipo de programas son los que “marcan pautas” para iniciar otros programas similares en otros estados para poder reunificar a las familias.

El programa muestra que los inmigrantes vienen a trabajar y los lazos familiares que siguen prevaleciendo, dijo Sada.

Agregó también, que apoya el esfuerzo y está comprometido a promoverlo.


Anuncio