Anuncio
Share

Lo que debe saber de la proposición 61; ¿cuánto más costará esta medida?

En las elecciones de noviembre habrán 17 proposiciones a nivel estatal, sin agregar las medidas del condado de Los Ángeles.

En las elecciones de noviembre habrán 17 proposiciones a nivel estatal, sin agregar las medidas del condado de Los Ángeles.

(Archivo/Hoy)

Las elecciones del 8 de noviembre definirán al sucesor de Barack Obama en la Casa Blanca; asimismo, los votantes tendrán que decidir a sus representantes en el Congreso federal y en el Capitolio estatal, pero en el debate los temas que no se abordan son las proposiciones.

La proposición 61, una de las que serán votadas, es conocida como el Acta de Alivio para los Precios de los Medicamentos. Los autores aseguran que si la iniciativa es aprobada los costos bajarán, opinión que no es compartida en otro sector al creer que los medicamentos tendrían un incremento.

“Tenemos la esperanza que los votantes miren muy de cerca la propuesta 61. No es una medida fácil y no servirá para bajar los precios”, advirtió Kathy Fairbanks, vocera del grupo que se opone a la aprobación de la medida. “No creo que haya ningún beneficio al estado de California”.

La medida requiere la aprobación o rechazo de los votantes. En caso de pasar, las autoridades del Estado Dorado tendrían que definir los precios con las farmacéuticas para que no excedan los costos del Departamento Federal de Veteranos (DVA), agencia que compra medicinas más baratas.

Como consecuencia, a juicio de Fairbanks, el DVA ha expresado preocupación por esta proposición porque sus operaciones aumentarían a más de 3,000 millones de dólares anualmente y los veteranos tendrían copagos más altos y reducirían algunos servicios, entre otros resultados.

“Los precios de los medicamentos es una preocupación para todos en California. Esta proposición no es la respuesta”, subrayó Fairbanks. “La comunidad de bajos recursos que depende de Medical tendrá que pagar costos más altos y también Medical tendrá que recortar en algunos recursos”.

El principal impulsor de la proposición 61 es Michael Weinstein, presidente de AIDS Healthcare Foundation, también es apoyada por AARP y la Asociación de Enfermeras de California. Con la medida, aseguran, el Estado se ahorraría hasta 1,000 millones de dólares y se generaría transparencia en los precios de los medicamentos.

En el portal Yeson61.com se destaca que los casi 5 millones de californianos en Medical y los 31 mil participantes del programa de asistencia de medicamentos de Sida se beneficiarían con copagos más bajos y deducibles para la compra de medicinas.

“Esta propuesta obligaría en última instancia a las compañías farmacéuticas a moderar los aumentos de precios en todos los ámbitos, en base a la presión del público y los precios más bajos de los medicamentos comprados por el estado”, aseguran.

A criterio de la activista Martha Jiménez las proposiciones se deben evaluar con cautela, porque al ser aprobadas se convierten en ley. “Esta iniciativa [proposición 61] aplica donde el estado es el pagador; afectará a los veteranos, no tiene nada que ver con bajar los precios de las medicinas a todos los californianos”, valoró.

En las elecciones de noviembre habrán 17 proposiciones a nivel estatal, sin agregar las medidas del condado de Los Ángeles.

El proceso para formular una ley puede originarse en las cámaras legislativas de California, también existe la vía de una proposición, a iniciativa de un particular que recolecta firmas para colocar en una boleta la medida que luego es sometida a los votantes.

A juicio de Salvador ‘Chamba’ Sánchez, profesor de Ciencias Políticas del Colegio Comunitario de Los Ángeles, los que utilizan las proposiciones son las corporaciones porque tienen los fondos para financiarla.

“Si tenemos a legisladores ¿por qué estamos votando por proposiciones?”, cuestionó el politólogo. “La forma de crear políticas públicas no es sostenible cuando tienes 27 proposiciones en un solo día. No es algo beneficioso, no tenemos el tiempo para examinar más de 200 páginas”.

Los electores prácticamente van a recibir un libro para votar, en donde se tendrá el detalle de las medidas por las que hay que elegir. A criterio del académico es demasiada información; por lo tanto, considera que amerita un debate sobre este tipo de mecanismo para crear leyes.

“La gente tiene que educarse y votar en las proposiciones más importantes”, agregó Sánchez, dejando en claro que la forma en que se vote impactará a todo California. En ese sentido, dijo que las personas que “no conocen las propuestas por las que votarán es mejor dejarlas en blanco”.


Anuncio