Anuncio

Los Reyes Magos cruzan fronteras

Melchor se toma foto con los menores.
Melchor se toma foto con los menores.
(Selene Rivera / HOY)

Activistas comunitarios y fieles católicos se unen en sus vecindarios e iglesias este seis de enero para hacer que Melchor, Gaspar y Baltasar crucen fronteras y lleguen a visitar a los menores.

En la ciudad de Lynwood, centenares de niños tienen la oportunidad de ver a los Reyes Magos desde hace tres años en la Plaza México.

Cecilia Cruz, maestra de actuación, lleva a cabo una obra de teatro donde se les enseña a las familias un poco de esta tradición.

“La meta es que la historia no muera. Nuestra cultura es tan linda que resulta egoísta no compartirla con los hijos cuando nosotros la pudimos disfrutar de pequeños”, dice Cruz, fundadora de la academia Grupo Internacional de Actores Independientes.

Para Mario Cárdenas, director general de Plaza México, el llevar a cabo el evento cumple la tradición de las creencias de Navidad y el valor familiar.

“En Navidad las familias tienen la oportunidad de celebrar el nacimiento del Niño Jesús con una cena y un convivio. La llegada de los Reyes Magos promueve la unión y la entrega de regalos con la acción de dar y celebrar la vida”.

“Además de esto, celebramos la gastronomía de nuestros países con tamales y rosca”, agrega Cárdenas.

Este año, aparte de la obra de teatro, los Reyes Magos también se estarán tomando fotos con los niños de la comunidad al mismo tiempo que reparten entre 800 y 1,000 juguetes en Plaza México.

Los Ángeles es otra ciudad que tampoco se queda atrás en festejar el Día de Reyes.

En la Placita Olvera, la Asociación de Mercaderes de la zona ofrecen champurrado y rosca todos los seis de enero. Y para agradar a los pequeños, no puede faltar la presencia de una piñata repleta de dulces y la presencia de los Tres Reyes Magos caminando por los pasillos empedrados.

Camila Guerrero lleva tres años visitando la placita para esta celebración.

“Cuando yo llegué a este país, mi familia dejó de celebrar a los Tres Reyes. Tal vez fue porque no había dinero. Entonces cuando crecí y tuve hijos tampoco seguí la costumbre hasta que mi hija de 12 años me reclamó”, dice Guerrero.

“La verdad me sentí apenada con mis hijos y desde entonces venimos a la Placita Olvera”, dice Guerrero.

¿Quiénes son Melchor, Gaspar y Baltasar?

Tanto en México, como en muchos países latinoamericanos y el Caribe, esta costumbre se festeja en grande, afirman expertos.

La celebración del seis de enero se remonta a los primeros años de la evangelización en el Nuevo Mundo.

Montados en un camello, un caballo y un elefante, los Tres Reyes del Oriente, cuyo nombre se les da por tradición, emprendieron un viaje guiados por una estrella brillante para visitar y adorar al recién nacido Niño Jesús en Belén, dice el padre Francisco Valdovinos, de Our Lady of Victory Church, en Compton.

Melchor, Gaspar y Baltasar provenían de diversas partes del mundo y se unieron en el camino. Estos cargaban obsequios de oro (conferido a los reyes), la mirra (un aceite para embalsamar los cuerpos) e incienso, empleado en el culto en los altares de Dios, agrega Valdovinos.

La celebración consiste en que los menores escriben una carta la noche anterior y la coloquen en un zapato cerca a una ventana. La mañana del día siguiente, los regalos o dulces aparecen a lado del zapato.

Luego de que Santa Claus le obsequiara una muñeca el 25 de diciembre, este seis de enero Jessica Fuentes se levantó en busca de un estuche de belleza, el regalo que le pidió a los Tres Reyes del Oriente en una carta que colocó dentro de su zapato la noche anterior.

Jessica, de ocho años de edad, se encuentra entre los pocos niños latinos que viven en Estados Unidos que conocen sobre los Reyes Magos, afirman activistas de la comunidad que aún intentan conservar esta tradición y creencia católica de este lado de la frontera.

“Lo cierto es que muchos inmigrantes una vez que llegamos a este país olvidamos muchas de nuestras costumbres. En lo personal, no me gustaría que esta tradición se perdiera”, dice Cristina Fuentes, madre de Jessica.

Reyes Magos por un día

David Cruz Álvarez lleva seis años haciendo el papel de Melchor en diferentes comunidades del sur de California, y lo toma muy en serio.

Su meta principal es obsequiarle oro al Niño Jesús durante la obra y con ello, “llevar el mensaje principal a los padres de familia de continuar la tradición porque los niños latinos nacidos aquí están creciendo sin esa parte que nos identifica”, sostiene.

A un lado, Oscar Román se prepara para hacer el papel de Gaspar por primera vez.

“Recientemente, presentamos la obra en Bakersfield. Ahí pude ver cómo los niños se me quedaban viendo con admiración y curiosidad. Me dio nostalgia porque recordé cómo una noche mis hermanos y yo intentamos quedarnos despiertos para ver a los reyes, esa magia que yo viví es la que quiero transferirles”, dice Román.

Juan Vélez, quien representa a Baltasar, también se toma su papel muy en serio.

“En México, de niños, agarrábamos una rama la llenábamos de algodón y esferas a parte de hacer la carta y ponerla en el zapato”, dice Vélez.

“Ahora como adulto, entiendo lo difícil que puede resultar para los padres de familia comprarle juguetes a sus hijos, pero siempre pueden recordarles la historia y acercarse a sus organizaciones locales sin vergüenza que ayudan a los niños a dibujarles una sonrisa”, añade Vélez.

La rosca, otra costumbre de Día de Reyes

La iglesia católica incorporó la Rosca de Reyes como una tradición pagana. Ésta tomó auge durante la Edad Media y llegó hasta los países latinos a través de los españoles.

Ya que los Reyes Magos, llegaron días después a rendirle tributo a un nuevo rey, todos los seis de enero, muchas familias y amistades celebran la llegada con una Rosca de Reyes. A la persona que le toque el pequeño muñeco que representa al Niño Jesús, se convierte en padrino del niño y debe llevarlo a bendecir a la iglesia y festejar el acontecimiento con tamales y atole el 2 de febrero, Día de la Virgen de la Candelaria.

La Rosca de Reyes representa para los cristianos el amor infinito de Dios, la cual se adorna con frutos secos y cristalizados de colores simulando las joyas incrustadas en las coronas de los Santos Reyes, las cuales significan paz, amor y felicidad.

El niño escondido entre el pan, recuerda el momento cuando José y María escondieron al Niño Jesús para salvarlo de Herodes, un rey que al enterarse del nacimiento del mesías, ordenó matar a todos los niños menores de dos años porque no sabía dónde se encontraba la familia.

El hecho de comerse el pan se relaciona a la comunión con lo sagrado del personaje recién nacido.

Eventos gratuitos el 6 de enero

Plaza México en Lynwood a las 4pm. Visita de los reyes, rosca y juguetes

Evento Placita Olvera a las 6pm. Visita de los reyes, rosca y piñata

Our Lady of Victory Church en Compton a las 6pm. Visita de los reyes, rosca y celebraciones.

Consulado General de México en Los Ángeles a las 5pm. Visita de los reyes, rosca, juegos y juguetes.

Para otros eventos llame a su iglesia local.


Anuncio