Anuncio
Share

Los Ángeles, una ciudad muy cara para que los ‘milenios’ compren casa

Honolulu, San José, Los Ángeles, San Francisco y San Diego, son las peores ciudades para que los jóvenes puedan comprar casas.

Honolulu, San José, Los Ángeles, San Francisco y San Diego, son las peores ciudades para que los jóvenes puedan comprar casas.

(Archivo/Hoy)

Los jóvenes, entre 25 y 44 años de edad, se enfrentan a un muro de concreto al momento de querer comprar vivienda, en particular los que residen en ciudades como Honolulu, San José, Los Ángeles, San Francisco y San Diego, en un análisis de las 100 metrópolis más grandes de Estados Unidos.

El reporte, elaborado por Bloomberg News, comparó el promedio de ingresos para comprar una propiedad en el 2015. Las ciudades peor posicionadas reflejan que existe una brecha enorme entre el salario de los jóvenes y el mínimo establecido para tener opción a un préstamo hipotecario.

En Los Ángeles, el grupo en estudio, percibe un promedio de salario anual que oscila en los $60,000, pero para calificar a una casa el banco exige que deberían ganar $20,815 adicionales. En San José requieren ganar $25,475 más, en San Francisco $13,491, en San Diego $4,744 y en Oxnard $3,561.

Ralph McLaughlin, economista en jefe del motor de búsqueda en bienes raíces Trulia, aseguró que este problema es extremo en el Oeste de la Unión Americana, contrario a lo que sucede en estados del centro, en donde se exige un ingreso anual de $22,000 y fijan los pagos mensuales hasta de $600.

En California, indicó el experto, “si usted quiere encontrar una casa va a ser difícil e incluso si se encuentra una, va a ser cara”, dijo McLaughlin a Bloomberg. “Realmente se trata de una combinación de un fuerte crecimiento del empleo y la poca oferta de vivienda nueva”.

El contraste, en esta escala comparativa, se encuentra en ciudades como Des Moines, Pittsburgh, Baltimore, Minneapolis y Kansas City, en donde los jóvenes tienen fácil acceso a comprar vivienda.

Sandy Flores, agente de Bienes Raíces, explicó a HOY que los jóvenes se enfrentan a la espada y la pared cuando tienen préstamos universitarios por pagar, sumado a la falta de fondos para dar el enganche por no contar con un ahorro suficiente y a las altos requisitos de las entidades financieras.

“No hay facilidades para los ‘milenios’, ahora los bancos han hecho el proceso de préstamos más exigente”, advirtió la agente con más de 20 años de experiencia.

La especialista indicó que los bancos exigen que el comprador tenga disponible para una vivienda un tercio del salario. Eso significa que si alguien gana 3,000 dólares mensuales, se le puede aprobar para un pago de casa que no exceda los 1,000 dólares, una cuota que alcanzaría para una propiedad de 150 mil dólares.

“Hoy por hoy no se va a encontrar una casa a ese precio en los condados de mayor actividad”, agregó Flores, porque cuando se pone a la venta un condominio o una vivienda empieza la guerra de ofertas. Y se queda con el inmueble el que da más.


Anuncio