Anuncio
Share

Los ‘dreamers’ se convierten en protagonistas de las campañas demócratas

Erika Andiola, activista ‘dreamer’ de Arizona es la vocera del candidato Bernie Sanders.

Erika Andiola, activista ‘dreamer’ de Arizona es la vocera del candidato Bernie Sanders.

(Facebook/Erika Andiola)

Cuando arranquen las elecciones primarias demócratas en Iowa, el próximo 1 de febrero, las miradas se centrarán en Hillary Clinton, Bernie Sanders y Martin O’Malley; sin embargo, detrás de ellos hay una amplia red de jóvenes latinos, quienes han asumido un papel clave en el anonimato.

Los ‘dreamers’ se encuentran en los equipos de campaña de los tres candidatos; este grupo, conformado por universitarios y profesionales, llegaron en la infancia a Estados Unidos. Se les reclutó para acercarse a la comunidad latina por ser bilingües y haber demostrado gran activismo.

La influencia y liderazgo que ha caracterizado a este segmento poblacional, lo ejercen estos jóvenes sin necesidad de involucrarse con un candidato, como lo explica Adriana Aguilar, inmigrante mexicana residente en Los Ángeles, que se ha dedicado a registrar votantes entre su familia.

Aguilar, estudiante de su último año de Licenciatura en Urbanismo en la Universidad Estatal de California en Northrigde, reconoce que en la comunidad hay interés en que el próximo gobernante atienda asuntos relacionados a la educación, salud y empleo.

“El tema de la migración es una preocupación general, por eso hay que votar”, señaló la joven de 26 años de edad, originaria de Puebla y radicada en California desde que tenía 18 meses. “He trabajado de cerca con los familiares que ya cumplieron los 18 años, para que hagan escuchar su voz”.

En las elecciones del 2012, se registró un récord de participación de 11 millones de latinos, siendo Barack Obama el que acaparó el 71% de los votos, mientras que el republicano Mitt Romney alcanzó el 27% de los sufragios emitidos en este grupo étnico.

No obstante, esa cifra representó el 48% de los hispanos elegibles para ejercer este derecho, muy por debajo del 64% de los anglosajones y el 67% de los afroamericanos que fueron a las urnas.

“En general la comunidad latina puede hacer la diferencia”, aseveró Erika Andiola, activista y ‘dreamer’, integrante del equipo de Bernie Sanders, detallando que al menos 200 mil voluntarios en esta campaña son latinos, cuyo trabajo es conectar con otros jóvenes.

Con las primarias a la vuelta de la esquina, la también vocera del Senador por el estado de Vermont sostiene que la prioridad es empoderar a la comunidad, en lo que llaman una “revolución política”, para que después de las elecciones, ya sea que ganen o no, se siga luchando por mejoras sociales.

“No queremos que nos sigan dando atole con el dedo, por eso nos estamos enfocando en los jóvenes, para que tengan ese poder de decisión; tenemos que asegurarnos de proteger a las familias y que se paren los centros de detención”, puntualizó Andiola.

La beligerancia de los jóvenes en las diferentes campaña, es algo que preocupa a Salvador ‘Chamba’ Sánchez, profesor de Ciencias Políticas del Colegio Comunitario de Los Ángeles, porque considera que los ataques dejarán dividida a la comunidad latina después de las primarias.

En el equipo de Hillary Clinton se encuentra la peruana Lorella Praeli, exdirectora de política de la organización ‘dreamer’ United We Dream; no obstante, a juicio del politólogo angelino el trabajo de Erika Andiola y César Vargas, en el equipo de Sanders, ha sido más agresivo.

“Son las estrellas de los ‘dreamers’ y tienen audiencia, por eso los han llevado; el problema que veo es que están siguiendo el mensaje, en vez de estructurarlo. El pasar de ser activista a trabajar con un político es difícil, porque te lleva a decir cosas que no pueden ocurrir en la realidad”, indicó Sánchez.

El académico agrega que la contienda interna demócrata dejará heridas, y de cara a las elecciones presidenciales en noviembre, el principal temor es que este instituto pierda ante el contendiente republicano por llegar débil y que las amenazas anti-inmigrantes se terminen imponiendo.

En contraparte, Gustavo Torres, director ejecutivo de Casa Maryland, ubicada en la área metropolitana de Washington D.C., considera que los ‘dreamers’ han demostrado madurez política y plantea que luego de las primarias cerrarán filas en torno a las necesidades de los inmigrantes.

“La participación de los jóvenes ‘soñadores’ ha sido acertada, están jugando un papel clave influyendo en las políticas de cada candidato; a algunos los han educado sobre migración y lo que pasa con las familias; además, ellos saben que la meta central es pasar la reforma migratoria”, aseguró Torres.

En las elecciones presidenciales, programadas para noviembre, según el Centro Pew hay 27.3 millones de latinos que podrán votar, el 44% de ellos son jóvenes entre los 18 y 29 años, eso significa que solo en este grupo son 12 millones de potenciales votantes.

A nivel general, el estado de Nuevo México tiene el índice de hispanos elegibles para votar más alto con 40.4%, seguido por Texas (28.1%), California (28%), Arizona (21.5%), Florida (18.1%), Nevada (17.2%), Colorado (14.5%), Nueva York (13.8%) y Nueva Jersey (13.6%).


Anuncio