Anuncio

Los deportados encuentran un ‘puente’ para la inserción al regresar a suelo centroamericano

La experiencia de René Aguilar en locales de comida rápida y restaurantes exclusivos estadounidenses ha sido clave para abrir su propio negocio.

La experiencia de René Aguilar en locales de comida rápida y restaurantes exclusivos estadounidenses ha sido clave para abrir su propio negocio.

(Cortesía/Swisscontact)

La salida involuntaria de Estados Unidos lleva a muchos inmigrantes a sufrir un trago amargo al regresar a su tierra; esa experiencia que vivían los deportados salvadoreños ha comenzado a cambiar por una iniciativa no gubernamental que brinda acompañamiento en la reinserción laboral.

René Aguilar vivió al menos siete años en la Unión Americana; sin embargo, en un chasquido de dedos se vio en un avión rumbo a su tierra solo por no tener documentos. Al estar de regreso en El Salvador, cuenta que tuvo que ir contra la corriente para ganarse el sustento diario.

“Buscar estabilidad, reinserción a este país, es bien difícil”, dijo el oriundo de San Salvador, de 37 años de edad, que cuando dejó su patria llegó primero a North Hollywood, California y tres años después se fue a Nueva York. “Es difícil adaptarse otra vez al país y al buscar trabajo no en cualquier lugar nos dan”.

René Aguilar vivió en North Hollywood y Nueva York antes de ser deportado; con su experiencia, ahora se prepara a dar el salto de transformar un comedor en un restaurante.

René Aguilar vivió en North Hollywood y Nueva York antes de ser deportado; con su experiencia, ahora se prepara a dar el salto de transformar un comedor en un restaurante.

(Cortesía/Swisscontact)

Más de 100 diarios

De acuerdo a la Dirección General de Migración y Extranjería (DGM) de El Salvador, entre 2013 y 2017 en promedio llegaron a esa nación 117 personas retornadas diariamente, que tienen que lidiar con ese proceso de readaptación al momento de buscar una forma de llevar el pan a su hogar.

Ante esa realidad, la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico (Swisscontact) creó en el 2016 una iniciativa en su fase piloto, que luego se convirtió en el programa Nuevas Oportunidades, el cual tenía en la mira a los inmigrantes deportados de suelo estadounidense.

Aguilar, por su parte, llegó a este programa aprovechando su experiencia en el campo de la cocina. En su paso por la “Gran Manzana”, en donde laboró por cuatro años en locales de comida rápida y en restaurantes exclusivos, relató que se especializó en la preparación de diferentes tipos de platillos.

“Trabajé con griegos, cocina israelí, italiana, tailandesa y ahí aprendí un poco más de que lo es la cocina”, aseguró el chef.

En el 2018, Aguilar obtuvo su certificado en cocina, otorgado por Swisscontact junto con otros socios en este programa. Asimismo, obtuvo asistencia para establecer el comedor Salomón, en donde sirve desayunos, almuerzos y refrigerios, con técnicas y recetas aprendidas en la Unión Americana.

“El emprendimiento se vino planeando por un año”, manifestó.

En este momento, el emprendedor necesita $4,000 más para dar un salto más allá; dichos fondos le servirían para decorar el local, comprar más equipo y adquirir utensilios de cocina, que en consecuencia le permitiría ofrecer nuevas recetas a sus comensales.

“[El comedor] tiene la visión de poderse establecer como restaurante en un futuro”, señaló.

‘La opción de quedarse’

Después de 12 meses en la fase piloto, Nuevas Oportunidades se transformó, en enero de 2018, en un programa que certifica los conocimientos de los inmigrantes, el cual tiene el apoyo del Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (Insaforp) y la Cámara Salvadoreña de la Construcción (Casalco).

El programa Nuevas Oportunidades está dirigido a inmigrantes con experiencia en la construcción, restaurantes y recepción de hoteles. Se les exige que por lo menos hayan trabajado dos años en cualquiera de esos rubros en Estados Unidos.

El programa Nuevas Oportunidades está dirigido a inmigrantes con experiencia en la construcción, restaurantes y recepción de hoteles. Se les exige que por lo menos hayan trabajado dos años en cualquiera de esos rubros en Estados Unidos.

(Cortesía/Swisscontact)

El programa está dirigido a inmigrantes con experiencia en la construcción, restaurantes y recepción de hoteles. Se les exige que por lo menos hayan trabajado dos años en cualquiera de esos rubros en Estados Unidos.

“Queremos ser un puente para que las personas no se sientan con incertidumbre al retornar; nosotros queremos darle la opción de quedarse”, manifestó Saúl Díaz, co-director regional para Centroamérica de Swisscontact, en su visita al Sur de California para informar acerca de este programa a los cuzcatlecos.

“A veces es mucho más fácil recoger información antes de que la persona sea deportada”, aseguró sobre la importancia de que sus compatriotas sepan qué hacer si se ven en esa situación.

Hasta la fecha, aseguran en la fundación que han capacitado a 200 personas; de ese total, al menos el 65% han logrado un empleo, ya que a falta de un diploma o carta de referencia por haber estado fuera del país, la certificación les abre las puertas de las empresas.

Swisscontact, creada en 1959 y establecida en El Salvador desde hace 23 años, también está apoyando la incubación de negocios.

Óscar Hernández, especialista en gestión empresarial y articulación productiva, detalló que después de la certificación, los interesados pueden pasar por un entrenamiento que dura entre 10 y 11 meses. Ahí desarrollan el perfil emprendedor y se les pone en contacto con el mercado.

“A través de diferentes ejercicios, ellos descubren si tienen o no las características para iniciar un negocio”, indicó el especialista, detallando que para eso coordinan esfuerzos con la Universidad José Matías Delgado y la Alcaldía de San Salvador.

Esta iniciativa está fomentando a nuevos empresarios y una bolsa de trabajo, pues las compañías están llamándoles para que refieran personal.

“La forma en como estamos atendiendo el problema es muy diferente a como lo estaban haciendo antes”, concluyó Hernández.

María Mercedes López, cónsul general de El Salvador en Los Angeles.

María Mercedes López, cónsul general de El Salvador en Los Angeles.

(Soudi Jiménez)

Reacciones

“La red consular entrevista a las personas que van a ser repatriadas, lo importante es que desde ese primer contacto con quienes están enfrentando un proceso de deportación brindarle este tipo de alternativas para cuando lleguen a El Salvador. Y es que en el tiempo que están aquí la mayoría de los compatriotas logran nuevos conocimientos y se especializan en ciertas técnicas. En ese sentido, estos programas se vuelven imprescindibles para que nuestros compatriotas regresen a nuestro país con un nivel de certidumbre”.

María Mercedes López

Cónsul General de El Salvador en L.A.

Salvador Sanabria, presidente del Instituto Salvadoreño del Migrante.

Salvador Sanabria, presidente del Instituto Salvadoreño del Migrante.

(Soudi Jiménez)

“Con la mano de obra que sale pierde la economía local, porque California entrenó a estos trabajadores y los capacitó en la industria, y con la deportación los saca de la vida productiva, es una pérdida al aporte fiscal, economía familiar y las remesas. Ojalá que no solo sea Swisscontact la que se interese en este tipo de programa, sino que otras agencias de cooperación participen, así como el gobierno con las nuevas autoridades nombradas se incorporen”.

Salvador Sanabria

Presidente del Instituto Salvadoreño del Migrante

EN BREVE

Nuevas Oportunidades

-El programa está enfocado en migrantes con experiencia laboral en la construcción, restaurantes y recepción de hotel.

-El mínimo de experiencia requerido es de dos años.

-El tiempo de haber sido deportados no es importante.

-Todo el costo de la certificación y entrenamiento para negocios es gratis

CONTACTO

Sitio web: swisscontact.org/es

Email: sv.info@swisscontact.org

Teléfono: (503) 2262-0680


Anuncio