Los Ángeles se une a demanda que reta esfuerzo federal que previene beneficio de asilo

Los Ángeles se unen a demanda que reta esfuerzo federal que previene beneficio de asilo

La Procuraduría de Los Ángeles lidera un movimiento de diferentes fiscales a nivel nacional en apoyo a una reciente demanda, liderada por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), en contra de los esfuerzos federales para prevenir el beneficio del asilo en los puertos de entrada.

En el esfuerzo de las autoridades de L.A. se encuentra procuradores generales de Connecticut, Hawai, Illinois, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Nueva Jersey, Nueva York, Oregón, Vermont, Washington y el Distrito de Columbia.

La demanda de ACLU cuestiona los esfuerzos de la administración de Donald Trump, para evitar que las personas que no han ingresado al país en un "puerto de entrada" soliciten asilo en Estados Unidos.

En su escrito, los fiscales instan al Tribunal de Distrito de Estados Unidos a otorgar una orden judicial preliminar, que suspenda la Regla Provisional Final de la Administración Trump debido a que exacerba las condiciones inhumanas en las fronteras, causa un daño significativo a los estados y viola la Ley de Procedimiento Administrativo.

“Este reglamento es contrario a los estatutos federales de larga data, ya que el Congreso ha reconocido la importancia de permitir que las personas soliciten asilo, independientemente de cómo hayan llegado”, sostiene el escrito.

"Las familias que huyen de la violencia, la persecución y la posible muerte en sus países de origen padecen condiciones difíciles y, a menudo, peligrosas para buscar asilo en Estados Unidos, merecen un trato justo", dice Xavier Becerra, fiscal general de California.

“La Regla de la Administración Trump arriesga ilegalmente la salud y la seguridad de las personas y familias que buscan asilo, obligándolos a esperar en condiciones terribles en la frontera, a pesar de los requisitos legales claros de que todas las personas con solicitudes de asilo sean escuchadas en sus peticiones”, asevera.

Más de 6,000 inmigrantes centroamericanos, incluyendo más de 1,000 niños, están actualmente varados fuera de los puertos de entrada de California esperando la oportunidad de presentar sus solicitudes de asilo a funcionarios federales de inmigración.

La Regla de la Administración de Trump prohíbe a las personas que ingresan por los puertos de entrada a solicitar asilo.

El escrito de los estados argumenta que esta regla, en combinación con las políticas existentes para rechazar a las personas que se presentan en la frontera, hace que sea difícil o imposible para los solicitantes de asilo presentar sus peticiones.

La coalición también argumenta que los estados se verán perjudicados por los efectos de esta regla ilegal. Los estados invierten sus propios recursos para brindar educación, atención médica y otros servicios a los inmigrantes que residen dentro de sus fronteras, incluidos los solicitantes de asilo una vez que se encuentran en el país.

De acuerdo a los fiscales, los estados, condados y gobiernos locales incurrirán en el costo de brindar servicios a los solicitantes de asilo que sufren traumas innecesarios como resultado de la regla. El impacto es particularmente significativo en California, que recibe a casi el 44% de todos los solicitantes de asilo.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°