‘Lo tiraron al suelo y lo empezaron a balacear’

‘Lo tiraron al suelo y lo empezaron a balacear’

En una cárcel del condado de Los Ángeles, pasará su cumpleaños Pedro Echeverría. Este miércoles, este joven residente en El Sereno, llegará a 19 años en medio de una investigación en el que la policía le atribuye varios cargos, aunque su familia cree que ha sido criminalizado.

Echeverría fue perseguido por dos agentes de policía en su vecindario. Esto ocurrió el 8 de junio a las 3:16 de la tarde, un día después de obtener su diploma de la secundaria. El muchacho se refugió en la casa de una vecina y casi en frente de ella fue atacado por los oficiales.

“Lo tiraron al suelo y lo empezaron a balacear”, contó a HOY Elvira Echeverría, detallando que existe un video “donde salen los dos policías riéndose”. Al parecer fueron cuatro disparos, dos de ellos hicieron impacto en el estómago y uno en el brazo.

 “Se le deshizo su estómago, hígado y bazo”, agregó la progenitora.

Los agentes involucrados en este hecho fueron Anthony Lanza y Jared Barahona, destacados en la División Hollenbeck del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD).

En un reporte policial, señalan que el muchacho es “un conocido miembro de pandilla”, quien fue interceptado por las autoridades en el bloque 4400 de la calle Turquoise.

Los oficiales observaron una protuberancia debajo de la ropa de Echeverría que creían era una pistola, pero el joven no colaboró con la orden verbal para saber que llevaba. “Fue golpeado por los disparos y puesto bajo custodia sin más incidentes”, indicó la agencia en el reporte.

El pasado lunes se presentó a corte y en vez de salir en libertad, fue trasladado a la cárcel. La madre asegura que el joven, quien estaba por inscribirse en el Colegio Comunitario de Pasadena, camina con dificultad por las tres cirugías que ha tenido después del ataque.

“Lo más preocupante para mi es que está bien grave”, manifestó Elvira.

“Quiero que por lo menos lo tengan en un hospital, mientras se sigue el proceso”, demandó con sufrimiento.

Mariella Saba, activista y organizadora de la coalición Stop LAPD Spying, junto a miembros de la comunidad se ha movilizado exigiendo justicia por este ataque que ella califica de brutalidad policial, que tenía la intención matar al muchacho, pero no lo lograron porque había testigos.

“Estaba dando señales de transformación y buen camino”, aseguró la activista, explicando que le estaban apoyando para que Echeverría siguiera con su educación superior.

Los cargos que atribuye la policía, como son posesión de arma, drogas y vínculo pandilleril, lo que busca es que se le dé una larga sentencia, agregó Saba, en vez de que las autoridades reconozcan lo que hicieron.

“Tienen que parar de darle la vuelta a toda la historia, lo que hacen típicamente para justificar un intento de asesinato”, manifestó la organizadora comunitaria, dejando en claro que esta es una crisis nacional en la que se ven involucradas agencias del orden.

“Desde que balacearon a Pedro hay 56 personas que han sido asesinadas por algún agente policial”, apuntaló Saba. “Cada siete horas y 40 minutos alguien está siendo asesinado por la policía”.

Las víctimas en estos ataques son las comunidades de color, algo que a juicio de Isaac Barrera, amigo de Echeverría, responde a un sistema diseñado bajo el concepto utilizado en la época de colonización y esclavitud que finalmente debe desmontarse.

“Pedimos que liberen a Pedro Echeverría, ha sido criminalizado y perseguido por la policía”, demandó Barrera. “Estos programas de policía y leyes son injustas, están criminalizando y tratando de matar a nuestro amigo”, concluyó.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°