Lo que van a ver las poderosas cámaras instaladas en el sistema de Metro en L.A.

Lo que te van poder ver y no ver las poderosas cámaras de Metro

Son demasiado potentes para ver debajo de la ropa… ¿pero podrán las cámaras de Metro corporales ver las prendas interiores, la gente desnuda, los huesos?

Estas son algunas preguntas que varios usuarios se hacen, a partir del anuncio del sistema de transporte de Los Ángeles sobre la instalación de los dispositivos.

Metro, por su parte, plantea que no hay nada de qué preocuparse.

Se colocarán letreros en las estaciones, advirtiendo a los pasajeros que están sujetos a un examen de escáner corporal. El proceso de selección es voluntario, pero los clientes que opten por no ser inspeccionados no podrán viajar.

La función de las cámaras

Cada artefacto, cuya costo no fue revelado, usa tecnología que examina las ondas naturales producidas por el cuerpo de una persona.

La tecnología, fabricada por Thruvision, no emite radiación, pero sí puede ver partes más frías en el cuerpo, que se verán en los monitores casi como manchas negras o más oscuras.  

En Los Ángeles, los dispositivos en sí mismos se parecen al tipo de estuches negros laminados, que usan los músicos de gira y no detectores de metales en posición vertical.

"La mayoría de las personas ni siquiera sabrá que están siendo escaneados, por lo que no existe el riesgo de que pierdan su servicio de trenes a diario", dijo Dave Sotero, portavoz de L.A. Metro.

Cada dispositivo, que cuesta alrededor de $100,000 cada uno, pueden apuntar en la dirección de los pasajeros cuando bajan por una escalera mecánica o una estación.

Por esa razón, este tipo de tecnología no dará como resultado el tipo de pesadilla de seguridad, común en los aeropuertos o incluso en eventos deportivos a gran escala.

Las cámaras de detección portátiles "de forma rápida y discreta" detendrán a personas en las cuales identifiquen artículos sospechosos, desde 30 pies de distancia y escaneará más de 2,000 pasajeros por hora.

Cuidado al estar armado

"Estamos buscando específicamente armas que tengan la capacidad de causar un evento de bajas masivas", dijo Alex Wiggins, jefe de seguridad y oficial de la Autoridad Metropolitana de Transporte del Condado de Los Ángeles.

"Estamos buscando chalecos explosivos, estamos buscando rifles de asalto. No necesariamente estamos buscando armas más pequeñas que no tengan la capacidad de causar bajas masivas", agregó.

Esta medida llega para frustrar los ataques terroristas en estaciones ferroviarias y subterráneas. En el caso de Metro, los dispositivos juegan un papel crítico ya que anualmente se realizan más de 112 millones de viajes en el sistema de trenes.

Para Juan Alonso Robles, usuario de Metro, las cámaras son otro guardia de seguridad con la capacidad multiplicada.

“Al ojo del humano se le pueden escapar muchas cosas, pero al ojo de una tecnología inteligente no… El escaneo es rápido y el humano solo tienen que corroborarlo”, dijo Robles.

“Hemos visto en otros países atentados en el sistema de transporte, Los Ángeles debe de estar preparado”, añadió.

María Rivera, otra usuaria, se había imaginado que las cámaras podrían ver su cuerpo desnudo.

“La tecnología está tan avanzada que siempre hay algo nuevo. Si no van a ver el cuerpo de la gente solo bultos, que pueden resultar sospechosos, entonces es un buen paso del condado”, dijo Rivera.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°