Anuncio
Share

Llegará más apoyo para las reclusas embarazadas de Los Ángeles

(AP)

Teniendo en cuenta que no todos los embarazos son de ensueño, especialmente para las mujeres reclusas del condado de Los Ángeles, la junta de supervisores vota a favor de formular estrategias que puedan asistir mejor a este sector en las cárceles y centros de detenciones juveniles.

La supervisora Hilda Solís recomendó el estudio y pidió a los funcionarios de salud, coordinar el apoyo con agentes del sheriff, oficiales de libertad condicional y trabajadores sociales, para encontrar fallas en el sistema e improvisar el servicio para estas madres.

Estos embarazos a menudo se ven comprometidos por la falta de atención prenatal, mala alimentación, violencia doméstica, enfermedad mental y abuso de sustancias, explicó la supervisora.

“En la medida en que se piensa en estas mujeres, se pintan como malas mamás, que han fracasado al participar en actividades delictivas ilícitas; pero para muchas mujeres y niñas encarceladas, sus embarazos fueron precipitados por abuso físico y sexual’’, dice Solís.

Por ejemplo, el Centro de Detención Regional Century, en la ciudad Lynwood, tiene unas 35 presas embarazadas actualmente.

A pesar de que éste ofrece programas que incluyen visitas de niños, clases sobre el desarrollo de los menores, consejos sobre la custodia de los hijos y asistencia para la depresión posparto, también hay quejas de casos de “embarazas arrastradas” mientras estaban esposadas a otras prisioneras, según informes del condado.

Otro problema es la infestación de moscas en los agujeros y desagües de los fregaderos.

“Aunque el agua se analiza regularmente y se considera segura para beber, la presencia de moscas y larvas en los desagües de donde proviene el agua potable es preocupante’’, reveló un reporte de la Oficina del Inspector General (OIG).

Muchas de estas madres no tienen dinero para comprar agua en botella, por lo que se ven forzadas a consumir el líquido de la llave.

A pesar de que la solución para este problema es el reemplazo de las tuberías subterráneas, el proceso toma tiempo, ya que el Departamento del Sheriff está estudiando los sistemas de filtración.

En otra parte del reporte, se revela que las familias no pueden estar presentes durante el parto de las madres, por lo que OIG ha recomendado servicios de apoyo.

Sin embargo, la moción explica que hay mucho por hacer para mejorar el sistema que trabaja con las madres embarazadas.

“Estas mujeres y niñas necesitan saber que no están solas durante ese transcurso, y el condado debe tener servicios para apoyarlos físicamente y emocionalmente durante este tiempo de sus vidas y más allá'', dijo Solís.

Se espera que el equipo del condado tenga una lista de estrategias de ayuda en 90 días.


Anuncio