Anuncio
Share

Llegará batalla sobre inmigración después de lograrse el acuerdo del presupuesto federal

(EFE)

El acuerdo presupuestario aprobado por la Cámara de Representantes aliviará las peleas de gastos que marcaron el primer año de Donald Trump como presidente, pero prepara el escenario para una batalla sobre la inmigración.

Asimismo a nivel local, el frente de “soñadores” y activistas pro-inmigrantes se une para presionar a los demócratas a llegar a un acuerdo que los beneficie sin sacrificar la estadía de sus padres.

“Para cualquiera que dude de mi intención de resolver este problema y plantee un proyecto de ley de reforma migratoria y Daca, no lo haga”, dijo Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes.

“Traeremos una solución al piso, una que el presidente va a firmar”, aseguró Ryan

Donald Trump se ha comprometido a llegar a un acuerdo sobre los “dreamers”, pero solo si el acuerdo incluye $25 mil millones en fondos para su muro fronterizo prometido y si se termina la cadena de inmigración.

Asimismo, la administración Trump está trabajando en nuevas reglas que le permitirían al gobierno evitar que los inmigrantes se establezcan en Estados Unidos o incluso obligarlos a retirarse con una póliza que busca redefinir el término “carga pública”.

Por su parte, los demócratas han dejado claro que no van a financiar el muro y no van ceder a su propuesta unipartidista.

Sin embargo, ambas cámaras enfrentan la fecha límite para principios de marzo, cuando se vence Daca.

El Senado comenzará el debate abierto sobre un proyecto de ley de inmigración la próxima semana.

“Estamos listos para lo que viene, y sabemos que va a ser toda una batalla, pero en estos momentos no podemos bajar la guardia”, dijo Perla Guerrero, activista “soñadora”.

“Las marchas van a continuar, las visitas a Washington se van a hacer presentes, las cartas a nuestros constituyentes también… Esta es la vida de casi un millón de jóvenes que se ha ganado la estadía legal en este país a base de estudios, trabajo y trabajo político”, agregó Guerrero.

Varias organizaciones siguen presionado, y amenazan a los políticos con quitarles el voto en noviembre.

Ben Monterroso, director ejecutivo de Mi Familia Vota, manifestó que “Trump le robó Daca a los ‘dreamers’ y ahora quiere venderlo a un precio ridículo que desperdicia dinero”.

Señaló también que “el intento de Donald Trump de eludir los esfuerzos concertados, realizados por los republicanos y demócratas, para aprobar un ‘Dream Act’ limpio es indicativo de su determinación de impulsar su propia agenda”.

Y en avance a las sesiones pidió a los funcionarios electos no le den luz verde a sus propuestas.

Ángel Rincón, otro “dreamer”, dijo que el DREAM Act todavía es una opción que está en la mesa.

“Tenemos menos de un mes para convencer a los políticos. Todo es posible si seguimos unidos y presionando”, dijo Rincón.


Anuncio