Anuncio
Share

¿Les quitan el trabajo los inmigrantes a los americanos? Reveladora tendencia

La segunda generación “se encuentra entre los contribuyentes económicos más fuertes de la población, que otorgan más en impuestos que sus padres o el resto de la población nativa", según el informe.

La segunda generación “se encuentra entre los contribuyentes económicos más fuertes de la población, que otorgan más en impuestos que sus padres o el resto de la población nativa”, según el informe.

(Chicago Tribune)

Los inmigrantes no les quitan las plazas de empleo a los trabajadores americanos y no les afectan en los salarios gravemente como muchos piensan, asegura la Academia Nacional de Ciencia, Ingeniería y Medicina.

El informe analiza las tendencias económicas y demográficas en Estados Unidos durante los últimos 20 años y señala que no hay evidencia del impacto negativo de parte de los inmigrantes en el trabajo de los americanos, a menos que los nativos tengan una educación menor a la de la preparatoria.

De hecho, sostienen expertos que los inmigrantes con habilidades pueden hasta forzar el aumento de salarios en algunas ramas como la de la medicina y la ingeniería.

“La inmigración tiene un impacto positivo en el crecimiento económico a largo plazo en Estados Unidos”, dice el estudio enfatizando que los inmigrantes de primera generación tienden a costarle a los gobiernos estatales y locales más que sus hijos.

No obstante, la segunda generación “se encuentra entre los contribuyentes económicos más fuertes de la población, que otorgan más en impuestos que sus padres o el resto de la población nativa”, según el informe.

Para Carlos Pardo, experto en finanzas en el condado de Orange, la comunidad inmigrante paga su precio por vivir en Estados Unidos.

“Las rentas son para muchos casi la mitad de su cheque, las contribuciones anuales al Tio Sam también son considerables, los préstamos para comprar vivienda o pagar la escuela de sus hijos y tener que pagar con réditos también agrega a la economía. En realidad el inmigrante no está aquí de gratis. O trabajas y contribuyes o no sobrevives”, dice Pardo.

Francine Blau, profesora de Cornell University y quien se encuentra dentro del panel que escribió el reporte, dice que la inmigración inclusive trae muchos beneficios.

“La exanimación comprensiva del panel revela muchos beneficios importantes incluido el crecimiento de la economía, la innovación y el crecimiento de las empresas, todo esto con muy poco o nada de efectos en los salarios promedio o el empleo de los nativos a largo plazo”, dice Blau.

“Donde los efectos negativos del salario han sido detectados, es en los nativos que desertaron de la escuela preparatoria que pueden ser sustituidos en empleos de habilidades bajas. Con este hallazgo, esperamos que la evidencia le sirva a los políticos cuando consideren el tema”, agrega Blau.

Para Gonzalo Ramírez, un mecánico de Los Ángeles, la evidencia afirma lo que los activistas pro inmigrantes han venido recalcando.

“Las olas anti inmigrantes dicen tantas cosas negativas de los que apenas llegamos que llega el momento en que nos lo creemos y ni siquiera queremos pedir ayuda que podemos adquirir. Es bueno saber que la gente con estudios que sabe de la economía, refuerza lo que dicen los activistas sobre el beneficio del migrante en este país”, dice Ramírez.

El reporte inclusive destaca las contribuciones de los inmigrantes a la fuerza de trabajo al reducir los precios de algunos bienes y servicios, lo que beneficia a los consumidores incluyendo el cuidado de niños, la preparación de alimentos, limpieza casas y la reparación y construcción.

Por otra parte, los recién llegados y sus descendientes son una fuente de demanda en sectores clave como la vivienda, lo que beneficia a los mercados de bienes raíces residenciales.


Anuncio