Anuncio
Share

Legislación empuja divulgación de sustancias dañinas a la salud para trabajadores

(Los Angeles Times)

Sin lugar a duda existen deficiencias en la divulgación de químicos peligrosos en pesticidas y los productos del cuidado personal que usan los trabajadores.

Sin embargo, hasta ahora no existe una ley que obligue a las compañías a develar estos componentes, sostiene un proyecto de legislación de las senadoras Catherine Cortez Masto (D-Nev.) y Kamala D. Harris (D-California).

El problema se deriva de que muchas de las personas expuestas a estos químicos son trabajadores de la minoría, con empleos poco remunerados.

La Ley de Derecho a la Justicia Ambiental exigiría que las compañías coloquen etiquetas, en las que adviertan sobre los peligros en productos de salones de belleza y en los entornos agrícolas, por nombrar algunos.

Entre los afectados, “a menudo se encuentran las mujeres de comunidades de bajos ingresos o comunidades de color. Estos trabajadores tienen más probabilidades que la población en general de experimentar efectos negativos en la salud”, afirma la senadora Cortez Masto.

La ley actual carece de claridad con respecto a la divulgación de los ingredientes en estos productos, y la protección de las poblaciones vulnerables de los efectos nocivos para la salud.

“En muchos trabajos de servicio, manufactura y agrícolas, los trabajadores no son conscientes de los peligros de los productos químicos que utilizan para hacer su trabajo”, dijo Cortez Masto.

“Los trabajadores deben saber exactamente qué riesgos potenciales para la salud conllevan los productos que utilizan para que puedan tomar las precauciones necesarias para mantenerse seguros”, agregó la senadora.

A juicio de la legisladora, desafortunadamente, los trabajadores “están expuestos a productos químicos nocivos debido a un etiquetado deficiente o falta de transparencia por parte de los fabricantes”.

Harris, por su parte, hizo eco de esta preocupación al añadir que las empresas tienen la responsabilidad moral de proporcionar etiquetas, en varios idiomas, para proteger a los inmigrantes y las comunidades de color.

“También debemos invertir en investigación para examinar los efectos de los productos de cuidado personal, porque sabemos que estos productos dañan a las personas”, dijo.

“Todos merecen la capacidad de respirar aire puro, beber agua limpia y saber qué contienen los productos que los rodean todos los días”, subraya Harris.

Hasta el momento, la Ley del Derecho a la Justicia Ambiental es respaldada por la Asociación Médica Nacional Hispana y por el Consejo Nacional de Médicos Asiáticos y Pacíficos.

Asimismo, la apoyan los Socios de Prevención del Cáncer de Mama, la Asociación de California para Oportunidades de Microempresa, Médicos por la Responsabilidad Social y la Colaboración California Healthy Nail Salon.

La ley también pide:

  • Fortalecer los requisitos de etiquetado de plaguicidas: Ordenar a la EPA que solicite traducciones al español de toda la información esencial de seguridad y medio ambiente sobre los productos plaguicidas, incluidos: advertencias y declaraciones de precaución; información sobre síntomas de exposición, niveles de toxicidad, primeros auxilios, equipo de protección personal e intervalos de ingreso restringido (REI); instrucciones generales de manejo y uso seguros; instrucciones de almacenamiento y eliminación y otras instrucciones para evitar la contaminación ambiental.
  • Requisitos de investigación de ventilación: Se necesitan sistemas de ventilación y mecanismos que ventilen los productos químicos y las partículas de polvo lejos de la zona de respiración de los trabajadores. Dirigir el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) para realizar más investigaciones sobre ventilación en salones de uñas y peluquería, e informar sobre el nivel de ventilación necesaria para la protección del aire ambiente y la calidad del aire de la zona de respiración para los trabajadores de los salones.
  • Requerir accesibilidad de la información a los empleados: Requirir que las hojas de datos de seguridad (SDS) de todos los productos cosméticos y personales utilizados por uñas, cabello, peluquería y otros profesionales de la belleza estén disponibles en el fabricante o sitio web del fabricante del producto, y aseguren que sean fácilmente accesibles a través del nombre de la línea de producto específica.
  • Establecer un Programa de Capacitación para Empleados: El Secretario de Trabajo debe asegurar que los peligros que enfrentan los trabajadores de uñas y peluquería se incluyan como un tema específico para capacitación, en cualquier anuncio futuro de subsidios de capacitación de OSHA Susan Harwood.

Anuncio