Anuncio

Le recuerdan a Trump su lista de ’11 mandatos discriminatorios’ en su visita a California

(Selene Rivera)

La visita del presidente Donald Trump a California no es más que una oportunidad para recordarle, que desde el inicio de su mandato no ha hecho más que mostrar discriminación, racismo y prejuicios contra los inmigrantes, ya sea regularizados o indocumentados, sostienen activistas.

Trump pasará, el martes y unas horas el miércoles, viendo prototipos para el muro fronterizo que se ha comprometido a construir en San Diego, y asistirá a una recaudación de fondos en el lado oeste de Los Ángeles.

La relación de Trump con la mayoría de californianos, incluidos políticos, no ha sido la mejor durante su presidencia.

“Le ha tomado 30 demandas en su contra para visitar la sexta economía más grande del país”, exclamó el congresista Xavier Becerra.

No se le puede esperar con una alfombra roja y pétalos de flores, señaló Elizabeth Plasencia, activista “dreamer”.

“Es obvio que el presidente no llega a querer unirnos entre razas, no viene para hablar de soluciones a la inmigración indocumentada, o a pedir disculpas por todos los prejuicios que ha dicho contra las minorías, sino viene a seguir separando las comunidades y las familias, mientras nosotros continuamos mostrándole su legado racista”, dijo Plasencia.

Entre los ataques más recientes contra la comunidad indocumentada en California, está la iniciativa del Departamento de Justicia (DOJ) que busca que la ley del “Estado Santuario” sea declarada inconstitucional, lo que le permitiría a los agentes federales arrestar y denunciar a toda aquella entidad, negocio o persona que esconda o proteja a un inmigrante sin papeles.

Asimismo, la ley de Protección al Trabajador Inmigrante, que protege a los trabajadores de ser detenidos en el lugar de trabajo, también se encuentra bajo ataque.

“La cifra de mandatos racistas de Trump nos dice una y otra vez que el presidente no va a trabajar con nosotros. No podemos confiar en él… simplemente tenemos que trabajar solos con nuestros gobiernos locales para obtener protección y avanzar en el Congreso”, sostiene Ángela Sanbrano, directora de Red Mexicana de Organizaciones y Líderes Migrantes.

En su visita, a Trump le espera una demanda por impugnar la terminación del Estatus de Protección Temporal (TPS) de más de 200 mil personas de cuatro países, entre ellos El Salvador y Honduras.

“Estas personas han estado viviendo legalmente en Estados Unidos durante muchos años, y en algunos casos durante décadas, pero se verán obligados a irse si se permite que la decisión de la administración se mantenga”, sostiene la Red Nacional de Jornaleros (Ndlon).

“La demanda también se está presentando en nombre de las decenas de miles de ciudadanos estadounidenses hijos de esas personas”, agregaron.

Otra lista de mandatos:

  • ICE formalizó una política en la que sus agentes ya pueden ir a los tribunales federales, estatales y locales para detener a las personas sin documentos que tengan orden de deportación.
  • El Estatus de Protección Temporal (TPS) para unos 58 mil haitianos, más de 5 mil nicaragüenses, y más de 200 mil salvadoreños desapareció.
  • Por su parte, los más de 800 mil beneficiarios de Daca, están a punto de la deportación tras la anulación del programa, hasta que el Congreso encuentre otras vías de estadía para estos jóvenes o que la corte les permita continuar.
  • El Departamento de Seguridad Nacional amplió considerablemente el número de delitos penales, por los cuales los inmigrantes indocumentados pueden ser deportados.
  • Trump anuló el programa DAPA, que protegía de la deportación a casi 5 millones de inmigrantes indocumentados que fueran padres de ciudadanos estadounidenses o de residentes legales.
  • La presidencia frenó una regla que ayudaba a los empresarios extranjeros a entrar al país para construir sus negocios.
  • Canceló el Programa de Libertad Condicional para Menores de Centroamérica, mejor conocido como CAM Parole.
  • Por ahora, está amenazando a las ciudades “santuario” con no darles fondos para combatir el crimen, si no contribuyen con la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Anuncio