Advertisement
Share

Le piden a ‘la migra’ que termine el abuso, tras veredicto de jurado a favor de agente que mató a joven

Grupos piden justicia para joven muerto en la frontera.

Grupos piden justicia para joven muerto en la frontera.

(EFE)

Varios grupos proinmigrantes a lo largo y ancho del país lanzaron su voz de repudio, en contra de un jurado de la corte federal de Tucson, que declaró no culpable a Lonnie Swartz, agente de la Patrulla Fronteriza, que mató a un joven de 16 años.

Estos mismos grupos ahora le piden a la Patrulla Fronteriza frenar la violencia, en contra de los inmigrantes indocumentados que intentan ingresar al país.

El jurado no pudo llegar a un veredicto en los cargos menores de homicidio u homicidio involuntario de José Antonio Elena Rodríguez, quien murió en octubre del 2012, del lado mexicano.

“El veredicto demuestra los obstáculos persistentes a la rendición de cuentas, que son permanentes con la Patrulla Fronteriza, particularmente cuando se trata del uso de la fuerza”, dijo la Iniciativa Fronteriza Kino, un grupo de defensa, en Nogales, en el estado de Sonora.

“Todos los que son responsables de estas muertes están libres de castigo, y ninguna de las víctimas ni sus familiares han tenido acceso a la justicia”, señaló la organización citando por lo menos seis muertes de este tipo en la frontera.

Swartz disparó su arma en 16 ocasiones a través del muro fronterizo en Nogales, Arizona, impactando a Rodríguez ocho veces por la espalda y dos en la cabeza. El análisis forense descubrió que la víctima ya estaba en el suelo, cuando Swartz continuó disparando su arma.

“Este es un día vergonzoso para la comunidad de Tucson y para todos los que creen en el sistema de justicia para realmente hacer justicia”, indicó Colibrí, la organización que recupera los cadáveres de las personas que mueren durante su intento de cruce.

Para la organización basada en Arizona, el veredicto es una demostración clara y desgarradora de la violencia de la frontera y la falta de rendición de cuentas.

“Renovamos nuestro llamado a una mayor supervisión, transparencia y, sobre todo, responsabilidad dentro de la Patrulla Fronteriza, una agencia que cuenta con miles de agentes. Nos hacemos eco de los miembros de nuestra comunidad al decir que el exceso de vigilancia de las comunidades fronterizas debe terminar”, acotó la organización.

Durante el juicio, la fiscalía dijo que el hecho de que Swartz continuara disparando su arma, incluso después de que la víctima estaba en el suelo, demuestra que el agente actuó deliberadamente y con indiferencia imprudente por la vida humana.

La defensa, por su parte, dijo que Rodríguez había arrojado rocas a través de la frontera durante un intento de contrabando de drogas, y que el agente de inmigración temía por su vida.

“Ni siquiera un perro merece morir de esa forma… ¿Dónde están los sentimientos de humanidad y el respeto a la vida de este agente de inmigración. Dónde queda el deber de hacer justicia de parte del jurado…? Hay muchas preguntas de parte de la comunidad proinmigrante”, dice Andrés Fuentes, integrante de Interfaith Communities United for Justice and Peace, en Los Ángeles.

A punto de vista de la La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), la cultura de la Patrulla Fronteriza es de un estilo militar, una policía discriminatoria y una resistencia a las reformas policiales básicas del Siglo XXI, que “presenta la mayor amenaza para la seguridad y libertad”.

“El Congreso no debería dar ni un centavo al muro de [Donald] Trump ni a su fuerza de deportación. Hasta que la Patrulla Fronteriza demuestre su compromiso de operar con la confianza de las comunidades, en lugar de despreciar las reformas internas que celebran a los agentes que resuelven con seguridad los encuentros con el público”, dijo ACLU de Washington D.C.


Advertisement