Anuncio
Share

Llamó “violadores” a los mexicanos, ¿ahora los latinos salen al encuentro de Donald Trump?

Las redes sociales ardieron el lunes por la noche, cuando muchos señalaron que el discurso de Melania Trump en horario central de TV, en la Convención Nacional Republicana, parecía sorprendentemente similar al pronunciado por Michelle Obama durante la convención de 2008.

Las redes sociales ardieron el lunes por la noche, cuando muchos señalaron que el discurso de Melania Trump en horario central de TV, en la Convención Nacional Republicana, parecía sorprendentemente similar al pronunciado por Michelle Obama durante la convención de 2008.

(Archivo/Hoy)

El tono agresivo ha sido la esencia de su campaña; al lanzarse a la contienda llamó “violadores” a los mexicanos. Contra todo pronóstico, el magnate Donald Trump se impuso a los aspirantes favoritos y ahora, como nominado presidencial, le dará batalla a los demócratas para llegar a la Casa Blanca.

En ese constante ir y venir de mensajes políticos, se creía que el partido republicano tendría cuesta arriba acercarse a los latinos, pero a Jazmina Saavedra, inscrita para votar con esta opción ideológica, no le preocupan los ataques del candidato y dice: “Que se ponga el saco a quien le quede”.

Mientras un sector de la comunidad latina se mostró ofendido, esta mujer de 47 años y residente en Bell Gardens no se sintió aludida. “No soy ladrona ni traficante”, aseveró. Con la contienda a todo vapor, ella considera que saldrán a la luz los republicanos que han estado en el anonimato.

“Hay muchos latinos que han estado intimidados por la violencia”, señaló la negociante originaria de Nicaragua al advertir que por eso no se atreve a poner un cartel a favor del magnate en su casa. “Posiblemente no gane California, pero a nivel nacional Trump va a arrasar”, sentenció.

Las políticas anti-inmigrantes, promovidas en 1994 por el entonces gobernador del Estado Dorado Pete Wilson, debilitaron al partido conservador. Como resultado, en los años siguientes el Senado y Asamblea estatal, poco a poco, han llegado a estar en control de legisladores demócratas.

Mario Guerra, exconcejal de la ciudad de Downey y tesorero del partido republicano en California, afirma que la inmigración no es lo más prioritario para los latinos. “Queremos trabajos y educación”, aseguró al destacar que han estado realizando un trabajo sigiloso acercándose a esta comunidad.

“El voto latino es muy importante”, valoró, por esa razón desde el 2011 a través de la organización Grow Elect han reclutado, entrenado y ubicado a más de 100 oficiales latinos en puestos de elección popular, labor que ha estado conectada a la movilización de voluntarios y trabajo de campo.

Con las elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina, Suzette Martínez, presidenta de la Asamblea Nacional Republicana Hispana de California (Carnha), sostiene que en los dos últimos años el partido ha tocado un millón de puertas a escala nacional, estatal y local.

“Nosotros, los latinos republicanos, tenemos un gran papel y responsabilidad”, manifestó.

En esta estructura, agregó, se han basado para registrar votantes, apoyar candidatos y promover los principios conservadores, labor que en el Estado Dorado realizan a través de 10 filiales en diferentes condados y con la nominación de Trump, el impulso será mayor para regresar a la Oficina Oval.

“Este noviembre, los republicanos latinos decidirán si el ‘tono de la elección’ es más importante para ellos que la seguridad nacional, una economía próspera, el acceso a una educación de calidad, más puestos de trabajo y, finalmente, su prosperidad socioeconómica”, detalló Martínez.

En las últimas semanas, al revelarse las preferencias de los latinos, en dos diferentes encuestas, los resultados han sido parecidos.

En el sondeo de Univision el 67% favoreció a Hillary Clinton, mientras que el 19% se inclinó por Trump. En cambio, la encuesta de Hart Research Associates realizada para Telemundo, NBC News y Wall Street Journal el 72% expresó que votaría por los demócratas y el 12% por los republicanos.

A criterio de Octavio Pescador, profesor del Instituto Paulo Freire de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), los desencuentros del empresario inmobiliario demuestran que le están pasando factura, por lo que duda que los sufragios se acerquen a los obtenidos por George W. Bush.

El último presidente republicano, en el 2004, obtuvo el apoyo récord del 40% del voto latino, superando el registro más alto que existía desde 1984, cuando Ronald Reagan alcanzó el 37%.

“Donald Trump no busca el apoyo latino”, aseveró el académico, “sí busca con ahínco a los blancos para quienes es como ‘música a sus oídos’ sus discursos; asimismo, va a invertir en su campaña en aparecer menos adverso en la causa de las mujeres”.

Los pasos que se den de aquí en adelante deberán ser muy calculados; sin embargo, el estratega político republicano Luis Alvarado considera que difícilmente el votante latino haga eco de la campaña conservadora, porque a su juicio el daño ha sido irreparable.

“Los insultos han sido muy graves, hay latinos enfurecidos”, aseveró Alvarado. “Aunque los candidatos anteriores no han tenido conexión con los latinos han sido muy respetuoso, pero él [Trump] ha sido irrespetuoso y no solo con los hispanos”.

SI GANA…SE VAN A CANADÁ

La posibilidad de que Donald Trump gane las elecciones presidenciales en noviembre genera temor en un sector de la población, pero en otro segmento se está contemplando la idea de mudarse a Canadá, según la encuesta elaborada por Vox/Morning Consult Poll.

Un tercio de los votantes encuestados (27%) consideran algo o muy probable irse para el país vecino; entre los que abren las puertas a esta opción, la mayor proporción se identificó en la comunidad latina (53%), seguida por afroamericanos (38%) y anglosajones (25%).

Caesar Campos, identificado con el partido demócrata, asegura que en estos comicios ningún partido podrá contar con la base completa de sus votantes, mucho menos el magnate porque ha generado demasiada confrontación.

“No me iría del país, porque una cosa es lo que él quiere y otra es la que aprobaría el Congreso”, aseguró.

De lo que está segura, afirma Xiomara Ayes-Fields, es que aunque siempre ha votado por el partido republicano, esta vez el candidato no le genera simpatía. Por ser latina y ahora naturalizada estadounidense considera que salir del país no es una alternativa cuando la nación está bajo amenaza.

“Es triste tener que votar como en nuestros países, por el menos peor”, indicó Ayes-Field, de ascendencia hondureña. “No contemplo ni siquiera la idea [de irme], porque no va a ganar debido al odio y división que ha generado, cambiando los principios del partido republicano y del país”.

La encuesta sometida entre 2,000 personas se publicó el 15 de marzo pasado.

EN CIFRAS

En el Condado de Los Ángeles residen 10 millones de personas; de ellas alrededor de 4.8 millones están registrados para votar.

El 51% de los votantes son demócratas, es decir 2.4 millones.

El 20% son republicanos, el equivalente a 957,014 personas.

El 25% no tienen preferencia política: 1,177,267 votantes.


Anuncio