Anuncio
Share

Latinos con el sartén por el mango; se proyecta que 13.1 millones voten en próximas elecciones presidenciales

Marco Rubio, senador por la Florida de ascendencia cubana, es uno de los precandidatos republicanos que busca la nominación presidencial por el partido conservador.

Marco Rubio, senador por la Florida de ascendencia cubana, es uno de los precandidatos republicanos que busca la nominación presidencial por el partido conservador.

(Archivo/Hoy)

En el 2012 votaron 11.2 millones de latinos, de ellos el 71% favoreció al presidente Barack Obama; en general, hubo un incremento de 1.5 millones en comparación a los comicios anteriores, cuando el primer mandatario afroamericano llegó a la Casa Blanca.

En las elecciones del 2008, alrededor de 9.7 millones de hispanos ejercieron su derecho, siendo el 67% de los votos para el partido demócrata.

Según la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos y Designados (Naleo), en las venideras elecciones se espera que 13.1 millones emitan su voto, de cumplirse las proyecciones se tendría una participación histórica que superaría en 1.9 millones a las votaciones del 2012.

Arturo Vargas, director ejecutivo de Naleo, sostiene que en comparación al resto de grupos étnicos el electorado latino es joven; por lo tanto, considera que los candidatos y equipos de campaña que deseen alcanzar a esta comunidad tienen que invertir recursos hacia ese segmento.

“En el 2008 y 2012 hubo un impacto significativo con menos votantes”, aseveró Vargas a HOY, detallando que anualmente 800 mil jóvenes cumplen 18 años, “eso es lo que está aumentando el potencial y el que quiera influir en esta comunidad tiene que dirigirse a los jóvenes”.

En este momento, mientras los pre-candidatos demócratas y republicanos luchan por lograr la nominación de su partido, los latinos han asumido un rol protagónico.

En lado del partido en el poder, tanto Hillay Clinton como Bernie Sanders están apoyándose en los jóvenes hispanos para conectar con este grupo étnico; entretanto, en el lado de los conservadores hay dos aspirantes de ascendencia latina: los senadores Marco Rubio y Ted Cruz.

Salvador ‘Chamba’ Sánchez, profesor de Ciencias Políticas del Colegio Comunitario de Los Ángeles, manifestó que es una desventaja que la mayor parte del electorado latino sea joven, porque considera que no tienen el compromiso ni la disciplina de la participación cívica.

“Hay 10 millones de personas que siempre votan, si se puede subir la cifra será un éxito, eso dependerá de una oferta de políticas públicas bien definida o que alguien les transmita esperanza, de manera diferente a la que generó Obama”, señaló el politólogo.

El experto agrega que al final la motivación puede aumentar dependiendo de cómo queden definidas las fórmulas presidenciales.

En un escenario hipotético de que Clinton se enfrente a Donald Trump, el académico sostiene que la ventaja la tendrá la precandidata demócrata, no por ella misma, sino porque unirán todas las fuerzas en contra del magnate por su discurso anti-inmigrante y anti-latino.

Sin embargo, el ambiente será a favor de los republicanos en caso de que entre la dupla para llegar a la Oficina Oval vaya el nombre del senador Rubio.

“Todos los demócratas le tienen más miedo a Rubio, él le generaría problema a Clinton en relación al votante latino, porque lo dividiría; lo que se observa es que será una contienda muy reñida”, concluyó Sánchez.


Anuncio