Latina sale del campo a la Universidad de Princeton para abogar por la educación

Latina sale del campo a la Universidad de Princeton para abogar por la educación

A pesar de que los padres de Cynthia Kanagui eran profesionales en su natal México, al migrar al Valle de San Joaquín tuvieron que trabajar en el campo y otras ocupaciones poco remuneradas.

Este humilde inicio pudo estancar a Kanagui y a sus tres hermanos en la pobreza; pero al ver los esfuerzos de sus padres para mantenerlos y darles una educación apropiada, la joven decidió estudiar en la universidad y ayudar a su comunidad inmigrante y de bajos recursos.  

A sus 30 años de edad, la joven lidera todos los esfuerzos de acercamiento y participación de padres de familia para Great Public Schools Now, una organización sin fines de lucro que aboga por la educación de calidad para los estudiantes más vulnerables.

“Preparamos a las familias a enviar a sus hijos a escuelas de alta calidad que los apoyan para un futuro exitoso”, dice Kanagui con emoción.

Para ella, el tema de la educación es muy personal, ya que de niña vivió dos experiencias que le cambiaron la vida.

“En el quinto grado la maestra me sacó de la clase por estar hablando. Perderme de estudiar me afectó mucho. Me di cuenta que estaba desperdiciando mi tiempo y así podía desperdiciar mi futuro. Eso, y ver a mis padres esforzarse para darnos de comer a sus cuatro hijos me hizo pensar en la universidad y llegar a ser la primera en mi clase”, dice la activista.

En México, el padre de la joven había sido ingeniero mientras su madre había fungido como maestra, “pero los dos habían dejado su sueño atrás para darnos una mejor educación. No les podía fallar”, agregó.

Luego otro recuerdo se refresca en Kanagui: “A pesar de ser una estudiante que tenía muy buenas calificaciones en mi escuela secundaria, hubo un tiempo donde no pude formar parte en la única clase de matemáticas que se ofrecía en un semestre".

“Mi familia no tenía la opción de cambiarme de escuela, así que mis padres se tomaron el tiempo para abogar por mi entrada al curso, lo que hizo que eventualmente pudiera tomar clases más avanzadas para poder entrar la Universidad de Princeton”, sostiene la activista.

“Creo que todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. Desafortunadamente no todos saben navegar el sistema y muchos temen dejar el trabajo a lado para abogar por los niños… Estas son las familias que debemos apoyar más, porque no saben de préstamos escolares o becas”, dijo Kanagui.

La joven obtuvo una licenciatura de arquitectura en la Universidad de Princeton y una maestría en administración de educación de alto nivel de la Universidad de Missouri.

Luego pasó cuatro años trabajando en comunidades de bajos ingresos en el sur de Texas como maestra, consejera universitaria y administradora de IDEA Public Schools, ayudando a cientos de estudiantes universitarios de primera generación a matricularse en centros de educación superior.

En la actualidad, trabaja hasta con alrededor de 5 mil padres de familia anualmente en Great Public Schools Now en el Valle de San Fernando, así como en el sur y sureste de Los Ángeles, en vecindarios como Pico Union y Westlake.

“Mi meta es trabajar en la comunidad con los padres, dándoles voz, preguntando qué quieren ver en el sistema educativo y los cambios que buscan. Mi mensaje para ellos es que hay que involucrarse, ya no es una opción, es un requisito para que sus hijos salgan adelante”, dice Kanagui.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°