Las pandillas toman control de San Fernando; comunidad atemorizada

Las pandillas toman control de San Fernando; comunidad atemorizada

El Valle de San Fernando se ha convertido en el hogar de pandilleros, crimen y homicidio, sostienen residentes que encuentra cada vez más imposible vivir en la región de unos 1.8 millones de habitantes.

“Es una vergüenza que a las autoridades estén perdiendo nuestra región a manos de las pandillas que anteriormente se escuchaban en el sur y este de la ciudad, pero no en San Fernando”, dice el residente Miguel Montoya.

En vísperas de la Navidad de 2016, una balacera dejó a un hombre de 37 años muerto y a otras dos personas heridas en un vecindario de Valle de San Fernando.

Ese mismo día, varios vecinos reportaron a un sujeto armado saltando de patio a patio para huir de las autoridades.

Germán Servin, murió en la cuadra 400 Harps Avenue mientras una mujer sufrió de una herida de bala en el abdomen y otro hombre en el hombro. Según datos del Departamento de Policía de Los Ángeles en San Fernando, el incidente estuvo relacionado a las pandillas.

Los residentes se quejan

“El problema es que uno se está cuidando las espaldas todo el tiempo y vivamos temiendo por la seguridad de nuestros niños y adolescentes aún en los patios de sus propias casas”, señala Gladys Cervantes, otra residente.

Las quejas de los residentes no se detienen ahí, también apuntan a las balaceras, los robos y los abusos sexuales como delitos que las autoridades en esa zona están ignorando.

La comunidad del Valle está experimentado un incremento notorio en homicidios y crimen en los últimos tres años, tanto que supera a la ciudad de Los Ángeles en conjunto, revelan estadísticas.

Simplemente, el año pasado hubo 65 homicidios en la región mientras el 2015 vio otros 57, un 14 por ciento más que en el año 2014.

“La comunidad nos estamos dando cuenta de que hay algunos funcionarios que solamente están atentos a los desarrolladores de proyectos grandes, pero no están ahí cuando los necesitamos. Estamos cansados de estudios, queremos acción porque el crimen, la indigencia y las pandillas no son cosa de un mes, sino de año tras año”, agrega el activista Ronnie Veliz, quien vive a una cuadra de donde ocurrió el incidente de diciembre.

Se estima que El Valle de San Fernando cuenta con más de cuarenta pandillas latinas, menos de una decena pandillas afroamericanas y asiáticas así como alrededor de 200 bandas que pintan grafiti en las calles y una pandilla supremacistas.

Ante esa crisis, la zona experimentó en el 2016 un incremento del 33 por ciento en los casos de robo en comparación con 2015, en total de 1,571 reportes pasaron a 2,2085.

Los culpables

Mientras la comunidad culpan a la policía de no responder con más refuerzos, los funcionarios locales y las autoridades apuntan a otros factores como recientes leyes que han permitido a los reos salir temprano de la prisión y un aumento en la indigencia del 36 por ciento en la zona.

Aunque las autoridades no han hecho comentarios públicos al respecto, en una entrevista con Los Ángeles Daily News, Robert F. Green, comandante de la Estación de Valle dijo recientemente: “Hemos liberado a varios ex prisioneros y no tenemos un sistema en lugar para cuidarlos y apoyarlos cuando salen”.

De igual forma, el concejal Mitch Englander respondió: “Hemos visto un incremento grandísimo en la población sin hogar, la cual contribuye al crimen”

Ambos funcionarios admitieron también que es necesario contratar más policías y más programas para los jóvenes.

La política, estrategias

Tras las críticas y las quejas de los residentes, un comité de la ciudad aprobó esta semana una moción que permite a la policía preparar una serie de estrategias para erradicar el crimen pandilleril del Valle de San Fernando.

Según la moción, la mayoría de los esfuerzos de la ciudad en disminuir el crimen pandilleril no se enfoca en el área oeste del Valle de San Fernando y  “sería beneficioso”, redirigir los recursos a esa región.

“Lo que sabemos colegas, es que la seguridad es nuestra prioridad como gobierno local”, dijo el concejal Joe Buscaino al darle su voto a favor a la moción.

Buscaino, quien es un ex policía del LAPD, agregó que si la gente no se siente segura al apropiarse las pandillas de la comunidad, “muchos no van a querer vivir en la región, invertir en ella y criar a sus hijos en el lugar”.

Sin embargo, activistas de San Fernando aseguran que no se van hasta responsabilizar a los funcionarios públicos.

“La gente quiere más liderazgo y más funcionarios interesados por el vecindario”, dice Veliz, cofundador de la organización Somos Familia Valle.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°