Anuncio
Share

Las enfermedades cardiovasculares la principal causa de muerte, ¿cómo prevenirlas?

En Estados Unidos anualmente 715 mil personas sufren un ataque al corazón y cerca de 600 mil mueren por una enfermedad cardíaca.

En Estados Unidos anualmente 715 mil personas sufren un ataque al corazón y cerca de 600 mil mueren por una enfermedad cardíaca.

Cada año mueren a nivel mundial más personas por las enfermedades cardiovasculares que por cualquier otra causa, asegura la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el 2012 fallecieron 17.5 millones de personas, es decir el 31% de todas las muertes registradas en el planeta.

En Estados Unidos anualmente 715 mil personas sufren un ataque al corazón y cerca de 600 mil mueren por una enfermedad cardíaca, razón por la que febrero es denominado el Mes del Corazón, en el que se promueve la prevención y difusión de hábitos que reviertan este problema.

Narda Montes, residente en Los Ángeles, se realizaba exámenes médicos de forma frecuente. De un momento a otro, comenzó a sentir cansada. “Daba dos pasos y sentía que me moría”, relató la inmigrante centroamericana, quien en el 2008 le diagnosticaron diabetes y presión alta.

Desde entonces, se sometió a un tratamiento y, como medida inmediata, su doctor le advirtió que debía librarse del estrés, cambiar la dieta alimenticia y realizar ejercicios con más regularidad, ante la amenaza de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Los consejos no cayeron en oídos sordos; sin embargo, a pesar de los cambios, fue víctima de dos derrames cerebrales leves. “Sentí que se me iba a reventar la cabeza; el corazón me palpitó aceleradamente, como a mil por hora”, describió.

Las enfermedades cardiovasculares son un grupo de desórdenes que se originan por obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro. La causa más frecuente es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos.

De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares son provocados por una combinación de factores como tabaquismo, dietas malsanas, sobrepeso, inactividad física y alcoholismo.

Asimismo, contribuye a dichos problemas la hipertensión arterial, la diabetes y el colesterol. En el caso de personas con alguna de estas enfermedades, sostienen especialistas, deben tener especial cuidado en sus hijos desde la infancia porque corren el riesgo de desarrollarlas también.

“En la niñez el riesgo es menor, pero al llegar a los 30 años aumenta”, indicó a HOY el cardiólogo Carlos Castelar. “Uno cree estar sano, pero de repente se tiene una muerte súbita; entre las víctimas de un infarto, el 20% muere en el camino, no alcanza a llegar al hospital”.

En ese sentido, el médico asegura que se debe tomar en serio la prevención con dietas bajas en grasa, sodio y azúcar; al mismo tiempo, tienen que consumirse alimentos ricos en potasio, magnesio y calcio, los cuales se pueden encontrar en las frutas y verduras.

Castelar, miembro de la Salvadoran American Medical Society (SAMS), señaló que la cintura en los hombres no debe pasar de los 100 centímetros y en las mujeres el máximo es 80.

“En familias donde alguien padece de hipertensión, diabetes y colesterol se deben realizar exámenes periódicos, controlar el peso y hacer ejercicio; que los hijos no estén pegados a los Ipads sino que salgan a caminar, correr, patinar o nadar”, subrayó el cardiólogo.

Narda Montes, originaria de El Salvador, le fue detectada diabetes y presión alta en el 2008. Aquí participa en una actividad comunitaria en el vecindario Pico Union.

Narda Montes, originaria de El Salvador, le fue detectada diabetes y presión alta en el 2008. Aquí participa en una actividad comunitaria en el vecindario Pico Union.

(Soudi Jiménez)

La nutricionista Giselle Hernández, por su parte, asegura que en las mujeres el mayor factor de riesgo es el estrés, por lo que aconseja en que controlen sus emociones, compromisos diarios y que encuentren terapias que contrarresten el agotamiento físico y mental al que se someten.

De igual manera, agrega la especialista, tienen que bajar la velocidad, aprender a delegar, realizar cambios de horarios y evitar acumular actividades que causan una preocupación innecesaria. “Si me estoy cansando demasiado es un foco rojo”, valoró la nutricionista.

“Si no comen frutas ni verduras, no toman agua y no hacen ejercicio, se convierten en candidatas a morir de infarto”, manifestó Hernández. “Cuando realizan ejercicio el cerebro genera serotonina, una sustancia que ayuda al cuerpo a sentirse feliz, se siente mejor”.

En toda la Unión Americana, las enfermedades cardiovasculares representan un costo anual de 315.4 mil millones de dólares, gastos que incluyen atención médica y medicamentos; además, son la causa principal de discapacidad, impidiendo que puedan trabajar y disfrutar de las actividades familiares.

Montes, entretanto, con la diabetes y presión alta se vio obligada a pensar en ella misma, poco a poco aprendió a decir que no y evita estresarse por cosas que no puede controlar. “Ahora veo la vida de forma diferente, he entendido que con preocuparme no voy a arreglar las cosas”, concluyó.

Síntomas de un ataque al corazón

Dolor o molestia en la mandíbula, el cuello o la espalda

Debilidad, mareos o desmayos

Dolor o molestia en el pecho

Dolor o molestia en los brazos o los hombros

Quedarse sin aliento o dificultad para respirar

Si cree que usted o alguien que conoce está sufriendo un ataque cardíaco, llame al 911 de inmediato.


Anuncio