Anuncio
Share
Local

La rosca de reyes, un próspero regalo para los panaderos latinos

La rosca de reyes se convierte en un próspero negocio para empresarios latinos

Una empleada de la panadería El Valle Oaxaqueño trabaja en la decoración de las roscas, producto que cada vez tiene mayor demanda en este local ubicado en Los Ángeles.

(Soudi Jiménez)

La celebración del Día de Reyes cada vez gana más terreno en Estados Unidos, al mismo tiempo se ha convertido un instrumento que activa la economía, estimulando la elaboración de pan que negocios latinos aprovechan para ampliar la producción ante la alta demanda de los usuarios.

La compra de la tradicional rosca para esta ocasión, comienza al menos tres días antes del 6 de enero. Las panaderías mexicanas, por su parte, se preparan con anticipación con suficientes productos como harina, manteca, mantequilla, azúcar, higos y acitrón, entre otros.

En esta ocasión, Arturo Aguilar, propietario de la panadería El Valle Oaxaqueño, sostiene que elaborarán un poco más de 5 mil roscas en los tres locales que tiene este negocio, involucrándose alrededor de 15 empleados, entre panaderos y personal que se dedican a la decoración de las tortas.

“Es una bendición comenzar el año así”, afirmó el empresario, detallando que los trabajadores se dividen en diferentes turnos, de manera que la producción de pan no se detiene durante la noche. “La venta ha aumentado por la difusión de la celebración y la latinización de California”, agregó.

Anuncio

Esta panadería se abrió en 1999, ubicada en la esquina de la avenida Vermont y la calle Venice, en la ciudad de Los Ángeles. Desde entonces, la venta de roscas tiene mucha demanda. En el 2015, para esta fecha vendieron 4 mil tortas, festejo que trajo la comunidad mexicana a la Unión Americana.

En este local, rodeado de negocios salvadoreños y oaxaqueños, las roscas se venden desde los 15 hasta los 50 dólares, dependiendo del tamaño de la charola en la que se hornea, asegura Aguilar, de 53 años de edad, quien lleva casi cuatro décadas de su vida en la elaboración de pan.

“Lo que vemos es que en los últimos cinco años el consumo se ha multiplicado, por eso estamos doblando el trabajo. Además, otras culturas lo están adoptando, es decir que no solo se celebra entre los mexicanos”, valoró el panadero oriundo de Oaxaca.

En efecto, en los alrededores del parque MacArthur, se estableció en el 2010 la panadería La Nueva Estrella. Los consumidores de este local en su mayoría son salvadoreños y guatemaltecos, quienes poco a poco han ido pidiendo las roscas para el Día de Reyes.

Anuncio

De acuerdo a Alberto Murillo, propietario del establecimiento, en esta ocasión pondrán a la venta un poco más de 100 tortas entre sus clientes centroamericanos; sin embargo, en la sucursal que tiene en la ciudad de Chino se elaborarán más de 400 roscas para clientes de origen mexicano.

“La primera vez en Los Ángeles hice 20 roscas, conforme hemos visto el interés se aumentó la producción. La gente pregunta y así se va extendiendo la tradición entre los migrantes de otros países”, indicó el panadero oriundo de Guanajuato, México.

De acuerdo al Censo del 2010, en Estados Unidos residen 31.7 millones de personas de ascendencia mexicana, entre quienes es popular reunirse con familiares y amigos para partir la rosca y tomar chocolate o champurrado en la noche del Día de Reyes.

Los negocios latinos y las grandes corporaciones han encontrado en esta celebración cultural un mercado para ofrecer este producto, que ahora no solo se encuentra en supermercados y panaderías mexicanas, también cadenas estadounidenses elaboran estas tortas.

A criterio de Sandy Cajas, presidenta de la Cámara de Comercio Regional Hispana, esta producción de pan ha encontrado conexión en la nostalgia, por eso sostiene que cada vez empresas anglosajonas apuestan en vender sus productos mezclando la parte cultural para llegar a los latinos.

“Cualquier negocio que refleje la cultura de nuestros países tiene éxito, en el caso de la rosca de Reyes los negocios aprovechan que ha cruzado la frontera, en este caso a los supermercados y panaderías les va mejor”, aseguró Cajas.

En la rosca se inserta una figura que representa a Jesús, simbolizando que el niño tuvo que ser escondido. A las personas que les aparece el muñequito en la rodaja de pan, tienen de ofrecer tamales y atole para el Día de la Candelaria, el cual se celebra el 2 de febrero.

Esta tradición, conectada al Día de Reyes, tomó fuerza en Francia y España durante la Edad Media; sin embargo, en México se introdujo en el siglo XVI.

Anuncio


Anuncio