Anuncio
Share

La regulación del uso del agua continúa en California, las lluvias recientes no han sido suficientes

El 2015 fue uno de los años más cálidos, eso generó que el consumo promedio de agua en todo el estado disminuyera en diciembre pasaso, por quinto mes consecutivo.

El 2015 fue uno de los años más cálidos, eso generó que el consumo promedio de agua en todo el estado disminuyera en diciembre pasaso, por quinto mes consecutivo.

Hasta octubre de 2016 se mantendrán las restricciones sobre el uso del agua en las áreas urbanas de California, una decisión de la Junta de Control de Recursos de Agua del Estado al aprobar la extensión del reglamento de emergencia, con lo que se busca enfrentar la sequía.

Debido a la sequía que se vive desde hace cuatro años en este estado, desde que se establecieron las regulaciones de emergencia, en julio de 2014, esta es la cuarta versión del reglamento, en el que también se establecen créditos y sanciones, dependiendo del uso que la población le dé al agua.

A pesar de las últimas precipitaciones, registradas en diciembre de 2015 y el pasado enero, las autoridades afirman que la recolección de agua no ha sido suficiente; por lo tanto, con esta medida se espera que la conservación del líquido sea superior al 20% en comparación al uso del agua del 2013.

“Si continuamos recibiendo una gran cantidad de lluvia y nieve en febrero y marzo, se pueden recortar los requisitos de conservación”, aseguró Felicia Marcus, presidenta de la Junta de Control de Recursos de Agua de California, detallando que los embalses y cuencas subterráneas siguen agotadas.

El 2015 fue uno de los años más cálidos, eso generó que el consumo promedio de agua en todo el estado disminuyera en diciembre pasado, por quinto mes consecutivo. Eso significa que se utilizaron 67 galones diarios por persona, se informó a finales del año anterior.

En comparación con noviembre, esa fue una disminución significativa, ya que en ese mes se reportó 76 galones residenciales por persona. Por esa razón, se proyectó que el ahorro de agua para enero y febrero es fundamental para alcanzar la meta acumulativa del 25% durante un período de siete meses.

“Esta regulación debería permitir que el estado pueda guardar más de 1 millón de acres-pies de agua hasta octubre de 2016, suficiente para atender un promedio de 2 millones de familias en California”, agregó Marcus. “Cualquier agua adicional que podamos conservar hoy será muy útil mañana si continúa la sequía”.

En la actualidad, muchos de los principales embalses del estado están por debajo de los promedios históricos; el lago Shasta se ubica en un 40%, cuando el promedio es de 60%, mientras que el lago Oroville registra un 34%, comparado con su histórica media de 54%.

Ramiro Lobo, asesor con Extensión Cooperativa de la División de Agricultura y Recursos Naturales de la Universidad de California, dijo a HOY que las montañas necesitan mucha nieve, y que pueda acumularse, para que durante la primavera y el verano alimente los arroyos, ríos y lagos del estado.

“La precipitación que cae en forma de nieve es la que debemos capturar, porque cuando se descongela es la que va a dar a los reservorios; mientras los tanques de almacenamiento y reservorios no estén en toda su capacidad, no se puede celebrar”, advirtió el especialista.

En ese sentido, el experto agregó que el Estado Dorado también depende en gran medida del caudal que generan los ríos Sacramento y Colorado; por esa razón, considera acertado que las autoridades mantengan las restricciones para el uso del agua en las zonas urbanas.

“La mayor parte del agua que consumimos es del norte del estado, la que cae en el Sur de California no se almacena, se va a los ríos y las cuencas directamente”, aclaró Lobo.

En este proceso, el siguiente paso es que el reglamento de emergencia se presente a la Oficina de Derecho Administrativo. Si es aprobado, la norma entrará en vigencia inmediatamente y permanecerá en vigor durante 270 días a partir de la fecha de autorización.


Anuncio