Anuncio

La eliminación de Obamacare ‘sería catastrófico’; activistas preparan defensa en California

La Ley de Cuidados de la Salud Asequibles, conocida como Obamacare, se implementa en Estados Unidos desde enero de 2014.

La Ley de Cuidados de la Salud Asequibles, conocida como Obamacare, se implementa en Estados Unidos desde enero de 2014.

(Archivo/Hoy)

Con la elección de Donald Trump como presidente resuenan sus palabras de la campaña. Si llegaba a la Casa Blanca decía que “revocaría y reemplazaría” Obamacare, hecho que causa preocupación en California porque las dos cámaras del Congreso están en manos de los republicanos.

La Ley de Cuidados de la Salud Asequibles, aprobada por el presidente Barack Obama, entró en vigor el 1 de enero de 2014, convirtiéndose en la principal reforma y legado. A escala nacional, alrededor de 20 millones de personas tienen cobertura médica gracias a este programa.

Sandra Rossato, directora de la clínica Monseñor Óscar Romero, en Los Ángeles, sostiene que la eliminación “indudablemente afectará millones de personas e incrementará la utilización de salas de emergencias. Dicha acción disminuye el cuidado preventivo y sostenible de cada persona”.

En California, según una encuesta de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), con la implementación de esta ley descendió a 8.1% la cifra de personas sin seguro médico, influyendo en gran medida los subsidios federales y la expansión de Medi-Cal.

En ese sentido, en California Health Care Foundation (CHCF) sostienen que antes de Obamacare existían 7 millones de personas en el Estado Dorado sin cobertura de salud, pero con la reforma ahora son 3.8 millones, que podría ampliarse en caso de que Trump lo revoque.

“No debemos - no podemos - retroceder el reloj”, aseguró Sandra Hernández, presidenta de CHCF, al señalar que el 91% de los californianos tienen cobertura médica, detallando que este programa permitió que casi 5 millones de personas se beneficiaran con la elegibilidad ampliada de Medi-Cal.

Además, el programa Medi-Cal cuenta en la actualidad con una inscripción de 14 millones de usuarios, mientras que 1.3 millones de trabajadores están recibiendo subsidios.

“CHCF trabajará con funcionarios públicos, defensores del consumidor y líderes de la industria para asegurar que California continúe moviéndose en esta dirección positiva”, añadió Hernández, para seguir siendo el motor de la nación en la innovación del cuidado de la salud y el progreso social.

En efecto, entre los cambios registrados en el Estado Dorado, se destaca que desde el 1 de mayo de 2016 cerca de 134,000 menores de 19 años sin un estatus migratorio regular fueron inscritos al programa regular de Medi-Cal, beneficios a los que antes accedían solo en el formato de emergencia.

El peligro de que toda esta cobertura desaparezca de un plumazo es inminente, debido a que el partido republicano mantuvo el control de la Casa de Representantes y el Senado, cámaras en las que se aprobó la ley de Obama, antes de que fuera confirmada por la Corte Suprema en junio del 2012.

“Si quitan Obamacare sería catastrófico”, valoró Nancy Gómez, directora de organización de la coalición Health Access; “vamos a seguir abogando y reclamando para que esta ley siga, porque ha sido beneficiosa para California y nos dolería mucho perder lo que se ha logrado”.

A criterio de Dave Jones, comisionado de seguro de California, derogar y reemplazar Obamacare “significa muerte y desesperación” porque implica que se regresaría a la época en la que las aseguradoras podían rechazarr a un usuario cuando más lo necesitaba.

“Los estadounidenses no quieren volver a un momento en que el seguro médico podría ser denegado sobre la base de condiciones preexistentes”, apuntó.

A nivel estatal, la agencia Covered California es la encargada de aplicar el programa federal. Sin entrar en detalles, señalaron en un comunicado de prensa que la prioridad es informar a la población que deben reinscribirse. El plazo se vencerá el 31 de enero de 2017.

“Queremos asegurarnos de que los consumidores conozcan sus opciones”, advirtieron.

Ed Hernández, senador de California, indicó al portal californiahealthline.org, que los beneficiarios deben seguir utilizando el seguro médico, porque en Sacramento harán “todo lo que podamos para proteger a los pacientes para asegurar de que tienen acceso a la atención de la salud”.

El legislador, además, reflexionó: “Tenemos que hacernos la pregunta de los mil millones de dólares: ¿El Estado asume esa responsabilidad?”, en referencia a los fondos para continuar con Obamacare por cuenta propia. “Esa es una discusión que la legislatura estatal tendrá que tener”, aseveró.


Anuncio