Anuncio

Madre pide ayuda: la desaparición de niñas y mujeres en Ciudad Juárez negocio redituable

En 1993, en Ciudad Juárez, una mujer era asesinada cada 12 días, por lo que se considera la capital de los feminicidios. Sin embargo, es un flagelo que ha golpeado a toda la república mexicana, reportándose 12,636 asesinatos entre 2000 y 2009.

En 1993, en Ciudad Juárez, una mujer era asesinada cada 12 días, por lo que se considera la capital de los feminicidios. Sin embargo, es un flagelo que ha golpeado a toda la república mexicana, reportándose 12,636 asesinatos entre 2000 y 2009.

(Soudi Jiménez)

Con pastel y velas, Karla Castañeda celebró el cumpleaños de su hija. Amigos y familiares cantaron las mañanitas a Cinthia Jacobeth, jovencita que hoy llega a los 20 años de edad; sin embargo, el ambiente no era de tanta alegría por su desaparición.

Fue en Ciudad Juárez, localidad del estado mexicano de Chihuahua, cuando la niña salió de su casa a comprar material escolar y cambiar unos zapatos para su hermana. Eso ocurrió el 24 de octubre de 2008. Hasta hoy se desconoce su paradero.

“Son 7 años que no sé nada de ella, no sé si mi hija está viva o no”, manifestó la acongojada madre al conmemorar el nacimiento de Cinthia, decrita como una chica delgada, color de ojos café, tez blanca, cejas delgadas y cabello café claro.

“Voy a estar de 8:00 de la mañana a 7:00 de la noche”, advirtió Castañeda al apostarse frente al consulado de México en Los Ángeles, en donde permanecerá durante cuatro días como parte de una huelga de hambre, la que concluirá el próximo sábado.

Esta es la segunda vez que realiza una protesta similar. En marzo pasado, el ayuno fue por 76 horas. “No me voy a mover de aquí hasta que tenga hechos”, enfatizó al exigir justicia y que las autoridades investiguen el caso.

“No soy la única, son muchas más las que estamos pasando por esto, hay compañeras que apenas tienen un mes que sus hijas han desaparecido”, lamentó la mujer, quien se radicó en L.A. en el 2013 al recibir amenazas de muerte.

Castañeda, junto a cuatro hijos, se encuentra a la espera que se resuelva su solicitud de asilo. Ese es el calvario de muchas mujeres, al denunciar la desaparición o asesinatos de sus familiares, en vez de recibir asistencia han sido víctimas de intimidación o muerte.

En 1993, en Ciudad Juárez, una mujer era asesinada cada 12 días, por lo que se considera la capital de los feminicidios. Sin embargo, es un flagelo que ha golpeado a toda la república mexicana, reportándose 12,636 asesinatos entre 2000 y 2009.

“Todos los días vemos que desaparecen más chicas, el problema es que a ninguna autoridad le ha interesado resolver estas denuncias y tampoco ponen en primer lugar en sus agendas lo que demandamos”, cuestionó la activista Marisela Ortiz.

Ortiz se estableció en Texas en el 2011, a los seis meses le dieron asilo. Llegó huyendo porque recibió amenazas en Ciudad Juárez, localidad en donde co-fundó en el 2001 la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa.

Desde esa institución, tanto en México como en Estados Unidos, la activista sigue de cerca este problema. En la actualidad, estima que al menos 3 desapariciones de niñas y muchachas se reportan al mes en Chihuahua, aunque no llevan un conteo glogal.

“La desaparición de niñas se ha convertido en un negocio redituable y por eso no termina”, señala la defensora de derechos humanos al culpar a las autoridades en todos los niveles de la falta de respuesta a la elevada cifra de víctimas.

“El gobierno quiere que por decreto se acabe la violencia”, agrega Ortiz. “La realidad lo dicen los hechos, es increible que ante la desaparición todavía los familiares reciben amenazas. Lo único que nos interesa es frenar este problema”.


Anuncio