Anuncio

Jóvenes latinos principales víctimas del problema de control de armas salen a las calles

(AP)

Los estudiantes latinos del Sur de California también se tomaron muy en serio la falta del control de armas en la nación, y se salieron de sus clases para instar al gobierno federal a frenar la violencia, y que creen regulaciones estrictas para la venta de éstas.

La movilización de este miércoles fue parte de una acción nacional, para honrar a las 17 personas asesinadas en el tiroteo de una escuela preparatoria en Florida, el mes pasado.

“Aunque varias escuelas instaron a los adolescentes a no faltar a sus clases, lo cierto es que ni las autoridades, ni los padres podemos esconder el problema de los menores”, dijo Fernanda Granados, madre del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles.

“La falta del control de armas se está viendo en sus escuelas, les está afectando directamente. Ellos saben que pueden ser víctimas en cualquier momento, especialmente aquí en California, donde la población latina es muy grande, los jóvenes se sienten atacados por todos lados”, señaló Granados.

(AP)

Para los latinos, los estragos letales de la violencia con armas de fuego, sobre todo para los jóvenes, constituye una crisis recurrente, sostiene Josh Sugarmann, director ejecutivo de Violence Policy Center.

Una encuesta reciente de esta organización destacó que, en el 2015, un 70 por ciento de las víctimas latinas de homicidio murieron por disparos de arma de fuego.

Para los jóvenes entre los 15 y 24 años de edad, el homicidio se ubicó como la segunda causa principal de muerte.

Alejandro, un estudiante de LAUSD, que no quiso revelar su apellido, dijo a través de una entrevista telefónica haberse salido de clases sin el consentimiento de sus padres, para contribuir a la presión federal.

“Las escuelas no lo saben, pero las armas dentro de las aulas o afuera son más comunes de lo que piensan. Si hay un estudiante inconforme, con problemas mentales, solitario o con problemas de agresividad, siempre en nuestra mente está la idea de que en algún momento va a atacar”, dijo Alejandro.

“Estos pensamientos de estar cuidando mi trasero todo el tiempo, no deben de estar ahí… El gobierno debe ser responsable y ponerse a trabajar en hacer leyes estrictas”, manifestó.

Desde la balacera del 2012 en la Escuela Primaria Sandy Hook, en Connecticut, ha habido al menos 239 tiroteos escolares en todo el país.

En esos episodios, 438 personas recibieron disparos; 138 de ellas fueron asesinadas, de acuerdo a Gun Violence Archive, una organización sin fines de lucro que se dedica a recolectar los incidentes de balaceras escolares.

A solo nueve semanas del 2018, ya se han producido al menos 14 tiroteos escolares en la Unión Americana, uno de ellos en California.

Robert García, alcalde de Long Beach, se unió a los estudiantes de la Academia de Artes Marshall y los elogió por participar en la movilización nacional.

“Estamos muy orgullosos de que estén aquí, mostrando su apoyo y solidaridad para tantos estudiantes en todo el país, ellos son un recordatorio de que son nuestro futuro’’, dijo García.

Funcionarios de LAUSD dijeron que se organizaron eventos en varios planteles, para que los estudiantes no se salieran de clases.

En Carson High School, los estudiantes vistieron de naranja y caminaron desde las aulas al patio de la escuela, para honrar a las 17 víctimas de Florida durante un discurso.

Mientras tanto, en Eagle Rock High School, recordaron a las víctimas con 17 minutos de silencio para cada una de esas víctimas.

De igual forma, en la Francis Polytechnic High School, en Sun Valley, los estudiantes enlazaron brazos en el campo de fútbol y participaron en una asamblea con el tema #NeverAgain.

En otro punto de la ciudad, los estudiantes de Venice High School, también vestidos de naranja, se reuniron en el jardín delantero del plantel, donde se colocaron 17 sillas con los nombres de las víctimas de la secundaria Marjory Stoneman Douglas.

Las escuelas Complejo de Aprendizaje Miguel Contreras, Culver City High y Crescenta Valley también realizaron una conferencia pidiendo el control de armas.

Los eventos alimentaron un creciente movimiento de empoderamiento para los estudiantes, cuyas voces han resonado a nivel nacional después del tiroteo de Parkland, ocurrido el el 14 de febrero y que Nikolas Cruz, de 19 años, es el autor confeso de la matanza.


Anuncio