Anuncio
Share

Invade a los padres el miedo de tiroteos en las escuelas del Sur de California

Nikolas Cruz entra a su escuela preparatoria para dispararle a 17 personas.

Nikolas Cruz entra a su escuela preparatoria para dispararle a 17 personas.

(AP)

El reciente tiroteo en una escuela preparatoria del sur de la Florida, en la que un estudiante dejó a más de una decena de personas sin vida, está sembrando el pánico entre padres de familia del Sur de California.

Mientras tanto, funcionarios de los distritos escolares están atendiendo el problema.

Nikolas Cruz, el estudiante expulsado acusado de matar a 17 personas, era un fan de las armas, y en el momento de su arresto cargaba un rifle de estilo AR-15 e “innumerables cargadores”.

Alejandro Hernández, padre del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), sostuvo que le ha instruido a su hijo de 15 años de edad estar atento a sus alrededores y alejarse de jóvenes problemáticos.

“Uno nunca sabe lo que va a suceder. Las balaceras en las escuelas se están convirtiendo en algo rutinario. Mucha gente tiene armas y muchos niños con problemas mentales o algún tipo de desequilibrio emocional tienen acceso a estas”, dijo Hernández.

Asimismo, Maribel Pérez, madre del Distrito Unificado de Montebello (MUSD), dijo que les pidió a sus hijas tirarse al suelo o esconderse si alguna vez llegan a experimentar un ataque.

“A veces quieres esconder todo lo malo que sucede de los hijos, porque quieres protegerlos, pero este tipo de noticias están en todos lados, son una realidad y ya nadie está a salvo… A todos nos puede ocurrir, hasta en el parque de diversiones, un concierto, un juego de futbol”, dijo Cruz.

Mientras los padres de familia intentan enseñarles a sus hijos a cuidarse, varias autoridades educativas están buscando las formas de tranquilizar a las familias.

La presidenta de la Junta de Educación de LAUSD, Mónica García, y la superintendente interina, Vivian Ekchian, emitieron una declaración conjunta expresando conmoción ante la violencia, pero también tratan de consolar a los padres de los estudiantes de L.A.

“Queremos asegurar a todos los padres, estudiantes y personal que la seguridad sigue siendo la principal prioridad del LAUSD’’, dijeron.

“Continuamos trabajando con el Departamento de Policía Escolar de L.A., junto con la seguridad pública y agencias de salud mental, para asegurar la preparación de la planificación y la respuesta a incidentes que pueden afectar la seguridad de los planteles”, indicaron.

“Alentamos a todos en nuestro distrito a permanecer vigilantes en trabajar juntos para mantener nuestras escuelas seguras”, se lee en el comunicado.

En California, varios padres de familia quedaron asustados luego de que el primero de febrero una estudiante de tan solo 12 años de edad, de la Escuela Secundaria Sal Castro, hirió a dos estudiantes.

La policía dijo que el arma se disparó mientras estaba dentro de la mochila de la menor.

Charlie Beck, jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles, hizo hincapié que “no hay amenazas conocidas para las escuelas del área de Los Ángeles” o cualquier conexión local al tiroteo en Florida.

Sin embargo, para aliviar los nervios de los padres preocupados y la comunidad de estudiantes, el departamento ha intensificado la presencia rutinaria de la policía en las escuelas.

Kirsten Vital, superintendente del Distrito Escolar Unificado de Capistrano, en el Condado de Orange, envió un mensaje a la comunidad enfatizando que su distrito tienen planes de seguridad que son diseñados para cada campus escolar y revisados anualmente.

“En el área de entrenamiento, realizamos ejercicios continuos y simulamos ejercicios de emergencia para nuestro personal y esta capacitación se revisa y modifica como necesario”, dijo.

“También capacitamos a nuestro personal para que hablen y denuncien actividades sospechosas que puedan ver en nuestras escuelas u oficinas’’, sostiene Vital.

La funcionaria también dijo que el distrito trabaja en estrechar la colaboración con el sheriff y el Centro de Evaluación de Inteligencia del Condado de Orange para recopilar, analizar y difundir información sobre todos los riesgos criminales y amenazas de seguridad para la aplicación de la ley.

“Por favor hable con sus hijos para recordarles que ellos también pueden informar cualquier cosa sospechosa’’, insiste Vital.

Asimismo, el superintendente del Distrito Unificado de Duarte, Allan J. Mucerino, destacó que “es crucial que los miembros de toda nuestra comunidad trabajen juntos proactivamente para crear un ambiente seguro en las escuelas”.

“Por favor ayúdenos a reforzar lo que le enseñamos a nuestros estudiantes, si vez algo extrañó avísanos”, agrega Mucerino.

Aunque cada distrito tiene sus propios protocolos de seguridad, para Alfonso Rodríguez, padre de familia de LAUSD, la única forma de tener a nuestros hijos verdaderamente seguros “es enseñarles a respetar a sus compañeros de clase, alejarse de los niños problemáticos, reportar cualquier amenaza y cuidarse la espalda todo el tiempo”.


Anuncio