Anuncio

Industria petrolera quiso atemorizar a una comunidad, estos fueron los resultados

(Getty Images)

Una industria petrolera quiso atemorizar a las comunidades del Sur de Los Ángeles y Wilmington con una demanda, que alegaba que sus gastos de perforación se elevarían tras las quejas de declive de salud infundadas de los residentes de estas regiones.

Ahora el tribunal ha rechazado la demanda de la compañía, tachándola como una represalia en contra de los activistas comunitarios del Centro para la Diversidad Biológica y la ciudad de Los Ángeles.

La Asociación Independiente de Petróleo de California, que representa a Exxon, Chevron y cientos de productores de petróleo crudo y gas natural y entidades relacionadas en todo el estado, presentó la demanda después de que los grupos obtuvieran protecciones en contra de la perforación petrolera en ciertos vecindarios.

“El uso de demandas para callar a las personas ha sido durante mucho tiempo parte del libro de jugadas de la industria petrolera, pero las mareas están cambiando”, dice Kassie Siegel, directora del Instituto de Derecho Climático del Centro para la Diversidad Biológica.

“Esta decisión afirma que las comunidades tienen el derecho de exigir protección contra la contaminación sin temor a represalias de los contaminadores”, enfatiza.

La perforación de petróleo y gas libera sustancias químicas tóxicas, conocidas por causar una variedad de problemas de salud, desde asma y dolores de cabeza hasta un mayor riesgo de cáncer.

Los sitios de perforación en el Sur de Los Ángeles y Wilmington, los vecindarios predominantemente afroamericanos y latinos, están en promedio cientos de pies más cerca de los hogares, escuelas y áreas de juego que los sitios de perforación en vecindarios con un mayor número de residentes blancos.

“Durante décadas, la industria petrolera ha puesto en peligro nuestra salud y seguridad”, dice Nalleli Cobo, activista de la Coalición de Liderazgo Juvenil del Centro Sur.

“Ahora los jóvenes estamos contraatacando y estamos ganando. Es hora de hacer justicia y es hora de poner la salud de la gente por encima de las ganancias”, recalca.

En el 2015, Jóvenes por la Justicia Ambiental y la Coalición de Liderazgo Juvenil Sur-Central, junto con el Centro para la Diversidad Biológica, demandaron a la ciudad de Los Ángeles por proyectos de sellado de caucho en comunidades de color.

Ambas partes llegaron a un acuerdo en el 2016, después de que la ciudad adoptara nuevos requisitos para las aplicaciones de perforación, para garantizar el cumplimiento de las normas estatales de revisión ambiental y proteger a las comunidades vulnerables.

La Petroleum Association, tiempo después, contradijo a la ciudad y los grupos, argumentando que los nuevos requisitos elevaban los costos de los perforadores sin el debido proceso.

La decisión actual, en el Tribunal de Apelaciones del 2do Distrito de California, revirtió esa decisión, al ponerse del lado de los grupos y desestimar la demanda de la Asociación del Petróleo por no tener “ninguna probabilidad de prevalecer”. Cuarto de un millón de dólares en honorarios de abogados de la ciudad y grupos.

“Nunca dejaré que la industria petrolera me intimide en silencio”, dice Briannda Escobedo, de Youth for Environmental Justice.

“Esta victoria muestra lo que sucede cuando las comunidades se unen para enfrentar a los contaminadores. Me da la esperanza de seguir luchando por los vecindarios saludables que merecemos”, sostiene.


Anuncio