Anuncio
Share

Indignación por exempleado que liberó de cargos a choferes ebrios en corte del condado de Orange

Juan López Jr., residente en Anaheim y otras nueve personas se declararon no culpables de la red de corrupción que operó hasta la primavera del 2015 en el Condado de Orange.

Juan López Jr., residente en Anaheim y otras nueve personas se declararon no culpables de la red de corrupción que operó hasta la primavera del 2015 en el Condado de Orange.

En más de 1,000 casos relacionados a soborno se vio involucrado Juan López Jr., exempleado de la Corte Superior del Condado de Orange, acusado de embolsarse cientos de miles de dólares en pagos para reparar casos criminales y de tráfico durante un período de cinco años.

López Jr., residente en Anaheim y otras nueve personas se declararon no culpables de la red de corrupción que operó hasta la primavera del 2015; los habitantes, entretanto, reaccionaron con indignación por el caso que continuará el 21 de octubre, cuando se desarrolle la próxima audiencia.

“Es triste”, manifestó Guadalupe Gómez, residente en la ciudad de Santa Ana, al saber que por las acciones de los imputados, cientos de personas evitaron la cárcel en delitos como el de manejar borracho. “Corrupción es corrupción, no importa como lo mires”, agregó.

La denuncia trascendió en junio del 2015 cuando un empleado encontró irregularidades en un caso, el cual pasó a otro nivel, indicaron funcionarios de la Corte Superior. Los implicados recibían hasta 8,000 dólares en sobornos. López, por su parte, manipulaba los datos informáticos.

De esta forma, en el sistema aparecía que los acusados habían cumplido con el servicio comunitario o que había pagado las multas establecidas por la ley.

“Es lamentable, esto demuestra que la corrupción existe y se da a todos los niveles, y pueda que existan otros casos”, comentó Juan Álvarez, residente en la ciudad de Garden Grove.

En un comunicado, divulgado en junio pasado, la Corte Superior del Condado de Orange aseguró que se dieron cuenta del patrón al encontrar un gran número de casos y darse cuenta que la mayoría habían sido introducidos por un único empleado.

Jesse Arana, abogado criminalista y exfiscal en el condado de Ventura, manifestó a HOY que cuando termine este caso la Fiscalía de Estados Unidos tendrá que escrutar lo ocurrido y establecer nuevas normas internas para evitar que estas violaciones se repitan en el futuro.

“Hay mucha vulnerabilidad”, aseguró el jurista.

Los beneficiados con la estructura de soborno, agregó el abogado, inicialmente evitaron la cárcel. “Pagaron 8,000 dólares y todavía tienen que ir a la Corte; ahora van a tener que pelear dos delitos; el de manejar bajo la influencia del alcohol y el de corrupción”, concluyó Arana.


Anuncio