Anuncio
Share

ICE en camino a la expansión de centros de detención en EU

(AP)

En lo que va del año presidencial hasta septiembre, la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha arrestado a casi 100,000 inmigrantes indocumentados, y sostiene que estas detenciones no van a cesar.

Esto se traduce a un aumento del 43 por ciento en las detenciones en comparación con el año anterior.

Para lidiar con estas cifras, ICE está solicitando celdas adicionales en estados y regiones como Chicago, Detroit, Salt Lake City y Texas, con un plazo hasta el 26 de octubre para las respuestas de las entidades, incluyendo detalles sobre cómo pueden contener el costo de administración.

La solicitud pide que “cada sitio deba ser capaz de proporcionar servicios de detención, médicos y de transporte, incluido el equipo, el personal y los vehículos de transportación”.

Asimismo, pide que “los sitios de detención deben contar con personal adecuado para mantener un entorno seguro”.

De acuerdo a los datos de ICE, desde el 22 de enero hasta el 9 de septiembre, la agencia arrestó a 97,482 personas sospechosas de estar en el país ilegalmente.

Durante el mismo lapso, ICE arrestó a 28,011 inmigrantes indocumentados sin antecedentes penales, un aumento del 179 por ciento con respecto al mismo período de 2016.

La agencia agrega que busca un presupuesto adicional de $1.2 millones para aumentar la capacidad de detenciones actual, de entre unos 40 mil inmigrantes indocumentados en un día promedio a través de la nación, a unos 48 mil detenidos.

Por su parte, varios activistas han criticado duramente las acciones de la administración de Donald Trump, ya que a pesar del aumento en detenidos el número de jueces de inmigración para escuchar los casos, es mínimo.

A nivel nacional, solamente hay 329 jueces de inmigración en 58 cortes.

Dana Marks, presidenta de National Association of Immigration Judges (NAIJ), asevera que los jueces llevan más de 10 años pidiendo una solución a la “crisis de escasez”.

“En los últimos cinco años el gobierno ha otorgado anualmente unos 18 mil millones de dólares para reforzar las leyes de inmigración, y de ese dinero solo 1.7 por ciento ha sido dirigido a las cortes”, dijo Marks.

Sin embargo, la falta de jueces para los detenidos no es un problema para los que apoyan el aumento de centros de detención.

Jessica Vaughan, directora de estudios de políticas en el Centro de Estudios de Inmigración, apoya la aplicación de la ley de inmigración de Trump, señalando que las ciudades donde se ha pedido la solicitud han sido bautizadas como santuarios.

“ICE no puede confiar en que las agencias locales encargadas de hacer cumplir la ley cooperen con ellos para obtener extranjeros delincuentes reportables, por lo que tienen que adquirir su propio espacio que controlan”, dijo Vaughan.


Anuncio