Anuncio
Share
Local

Demanda por hostigamiento sexual en Chipotle revela clima laboral y uso de cámaras para espiar clientes

Hostigamiento sexual en Chipotle y cámaras que espiaban a clientes
(Reuters)

Una exempleada latina de la cadena de restaurantes Chipotle y la compañía llegaron a un acuerdo extrajudicial, que anula una demanda de hostigamiento sexual.

No se dieron a conocer los acuerdos ni la cifra que la compañía pagó para detener la demanda.

En el litigio, la empleada Ariana Castañeda, se quejó de que ella y otras compañeras de trabajo eran hostigadas sexualmente por cuatro gerentes en un restaurante de comida de Los Ángeles.

La queja sostenía que inclusive había cámaras de seguridad en el lugar para espiar a los clientes, específicamente a las mujeres que consideraban atractivas.

Anuncio

“Los cuatro gerentes crearon una atmósfera sexualmente cargada dirigida a empleadas y clientes”, según la demanda de Castañeda, que fue sometida en marzo del 2016, luego de un presunto despido injustificado y acoso sexual.

La demandante, que trabajó para Chipotle desde diciembre del 2013 hasta que fue despedido en febrero del 2016, se desempeñó como trabajadora de cocina líder en Woodland Hills, según los documentos judiciales.

En el litigio se incluía a Pablo Aguilar, identificado como el gerente general del restaurante; el supervisor Rubén Hernández; y los gerentes de servicio, Tommy Lee y Erick Morcillo.  

Sin embargo, los abogados de la cadena de restaurantes negaron cualquier fechoría por parte de sus clientes.

Anuncio

La posición de Castañeda requería que ella usara una camisa negra muy pequeña escogida por Aguilar, cuando ella se quejaba del tamaño, el acusado se burlaba de sus senos.

Al mismo tiempo, Hernández trataría de abrazarla por la fuerza y la tocaría debajo de la camisa, después de poner sus manos en el hielo u otra sustancia fría, dice la demanda.

Morcillo y Lee también le hicieron comentarios inapropiados sobre los senos de una exempleada y se dirigían a otras empleadas con nombres despectivos.

“A menudo, cuando entraba una mujer atractiva, Aguilar se apresuraba a la oficina de administración, para utilizar las cámaras de seguridad para poder obtener acercamiento al escote del cliente’’, alegó la querella.

Castañeda dijo que se lastimó el brazo y el hombro izquierdo, y la espalda baja mientras sacaba la basura el mismo mes en que fue despedida.

Ella alegó que Morcillo le preguntó sobre la validez de sus heridas, la acosó y la llamó “floja” por no ayudar a levantar cajas pesadas.

Dos días después, Castañeda se conectó a su cuenta de empleado de Chipotle y descubrió que había sido despedida, según sus documentos judiciales.


Anuncio